lunes, 30 de agosto de 2010

PLACER ADULTO


Este fin de semana todo parecía haberse conjurado para provocarme dosis grandes de infelicidad (incluido ese partido España-Francia, dios, qué cosa). He encontrado refugio, y mucho y diverso placer en varias actividades.

PLACER LÚDICO: escuchar el disco de Best Coast. No sé cuánto me durará el subidón del descubrimiento, pero de momento funciona.

PLACER CULPABLE: ver La peau douce de François Truffaut. Hermosamente triste. Por momentos, opresiva. Fabulosa bajona.

PLACER FETICHISTA: The xx en directo. Brutal. Fue en sueños. La noche del viernes. Pero sonaron muy bien. Y éramos muy pocos en el público.


Nota a pie de página:

Ayer vi a Jordi Hurtado, a eso de la medianoche, con su traje y sus gafas, haciéndose una casita con cajas de cartón en un portal de la calle Magdalena. Había crecido. Le noté más alto.

3 comentarios:

Cristo dijo...

Jordi Hurtado es el fantasma de las Navidades Futuras, una especie de Memento Mori que te recuerda al futilidad de tus placeres de fin de semana. Te envidio profundamente.

el zurdo dijo...

Me mola la Dorleac. Más que su hermana, que ya me mola bastante. Las películas que recuerdo de ella (la aquí mentada -de la que tengo, en plan rareza, la novelización en la mítica colección Reno de libros de bolsillo-, CUL DE SAC, UN CEREBRO DE UN BILLON DE DOLARES -lo único que trago del estomagante Ken Russell-, LAS SEÑORITAS DE ROCHEFORT -gracias a Charlie por descubrirme esta explosión de color y felicidad- y hasta esa tontería acrobática de Belmondo, EL HOMBRE DE RIO) me han producido todas un impacto especial.

Si Buñuel disfrutó con la Deneuve para sus añejas rijosidades ¿qué habría hecho con la pícara Francoise? (siempre me ha parecido que Catherine, en sus dos papeles buñuelescos, TRISTANA y BELLE DE JOUR, tenía que hacer de su hermana en la segunda parte: primero, gélida y reprimida, y después, despendolada en la meublé o mórbida dominatrix del senecto don Lope -Dorleac debería haber hecho esas segundas partes: creo que algo de eso debió de pensar don Luis cuando años más tarde jugó en ESE OSCURO OBJETO DE DESEO con un mismo personaje disociado en dos actrices-)

El tapir Nicanor dijo...

recuerdo les demoiselles de rochefort con emoción y diversión
la vi en la filmoteca, en esa cuchisala de verano que te hace pensar que el verano existe, sí, en la ciudad
iba con un amigo, los dos a ciegas, los dos sin idea; salimos danzones