lunes, 15 de noviembre de 2010

RECUERDOS DEL PELO LARGO

Se ha muerto Berlanga. No por esperado da menos pena. Qué va. ¿Y qué tiene que ver eso con lo de 'Recuerdos del pelo largo', que es un trozo de la letra de Una noche sin ti de Burning? Pues ni idea. Pero tengo la cancioncita repitiéndose en loop en mi cabeza desde que empezó el día. Mis recuerdos de Berlanga se remontan a tiempos de pelo largo, imagino. Mi Berlanga no es de La escopeta nacional, ni el de Patrimonio Nacional. Mi Berlanga es el de Bienvenido, Mister Narshall, de muy pequeño. El de Plácido, que me congeló, delante del receptor, boquiabierto. El de Los jueves, milagro. Y el de Tamaño natural, algo después, que me dejó mirando la televisión con la cara torcida y un ligero escorzo -escozor- mental. Pero, sobre todo, sobre todo, sobre todo, mi Berlanga el de El verdugo. La he visto no sé cuántas veces y me sigue fascinando de principio a fin. Sobre todo, a fin. Ese plano en el que al protagonista se lo llevan a rastras a cumplir con su deber, como si fuera él a quien fueran a ejecutar. Ese plano blanco e inmenso de una sala inmensa y blanca, con unas cuantas sombras, y una puertecita, pequeñita, al fondo. La puerta del terror que se va tragando una a una las figuras de negro. Expresionismo puro.



Y la muerte de Berlanga me llevó a otros recuerdos de pelo largo, a otra muerte reciente que me hizo lagrimear la mañana en la que lo leí mientras sorbía el café. Manuel Alexandre. Otro de esos viejunos entrañables. Su voz, su cara, sus ojos, su gesto. Todo como para decirle 'adóptame como nieto, anda'. La otra noche en un inconsciente homenaje vi con un amigo La guerra de los niños, aquella película mítica de Parchís, en la que Alexandre hacía de don Matías. A mí se me pusieron los ojos momento manga la primera vez que sale. Y en la escena, lacrimógena donde las haya, de la iglesia, ya habría hecho mano de los kleenex si no hubiera sido por la cara del gordito que es de llorar, pero de la risa, rollo 'vaya puto coñazo de secuencia'.

7 comentarios:

Miss Amanda Jones dijo...

En fin, como no hay mal que por bien no venga, lo de Berlanga igual hasta sirve para que en TVE hablen un poco de él en los próximos días e incluso se dignen a poner alguna película suya en horario decente...

Mylodon Darwinii Listai / Milodón dijo...

"Ojos momento manga"
jajaja!

Así se me ponen a mi cuando pienso en el Marqués de Leguineche...

el brigadier dijo...

Y qué me dices, oh tapir, de ese momento de El verdugo, cuando el gran Pepe Isbert trata, con la excusa de ilustrar cuan chungos son los métodos yanquis de ejecución, de meter en un enchufe los dedos del pobre Nino Manfredi.

O de la onírica secuencia en las cuevas del Drach cuando aparece la barca de picoletos buscando al pobre Nino Manfredi...

vilque.com dijo...

Llevo toda esta semana dándole vueltas a esa canción y hay algo ahí que no encaja, cuando dice 'queridísimo Eric Burdon'. No sé, entra raro.

PD. A mí Berlanga me hace REÍR de verdad, vaya genio.

El tapir Nicanor dijo...

vilque,
está metido con calzador ciertamente
como nicolas cage en leaving las vegas
creo que es la misma métrica
se llama rima a cascoporro

Alberto MATE dijo...

Yo era muy de la morena de parchís.
¿qué habrá sido de ella?
¿habrá entrada en la wikipedia?

El tapir Nicanor dijo...

alberto,
yolanda, la morena, tiene entrada en wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Yolanda_Ventura

y, en esta entrada, ¿qué fue de parchís?
http://www2.montevideo.com.uy/queesdelavida/paginas/parchis.htm

de yolanda en particular dice:
Yolanda - Su nombre real es Yolanda Ventura Román, tiene 37 años y representaba el color amarillo en Los Parchís. Vive en la Ciudad de México y sigue con su carrera artística, esta casada con el actor Alejandro Aragón, y tiene un hijo llamado también Alejandro. Actualmente participa como actriz en una obra humorística en torno al sexo, llamada “Monólogos de la Vagina”, que supo ser estrenada con otros artistas en varias partes del mundo, incluyendo Uruguay.