lunes, 3 de mayo de 2010

I LIKE TO WATCH



Hace casi diez años me compré el libro Desde el jardín, de Jerzy Kosinski. No sé por qué. Creo que por la portada (salía Peter Sellers, quien protagonizara la película Bienvenido Mr. Chance, basada en el libro de Kosinski), porque la contra rezaba "Quizá el libro que más me ha impresionado" (Luis Buñuel), o por la lectura en diagonal de la primera página.

Lo leí y flipé. Una historia perfecta, corta, contundente y que sugería decenas de cosas contando, en apariencia, una descabellada y sencilla historia.

Poco después me hice con En busca de Goddard, de Kosinski, que me pareció un truñaco tamaño natural. Mala.

Leí un poco sobre el autor. Fascinante. Un tipo oscuro, excesivo y polémico, que había hecho un personaje de sí mismo jugando al despiste toda su vida y que se había quitado la ídem dejando el siguiente mensaje: "Me he ido a dormir por un rato mayor de lo habitual. Llamad Eternidad a ese rato".

Después de eso, quise ver con más o menos intensidad según la época, la película de Hal Ashby, Bienvenido Mr. Chance. Pero siempre se me escapaba. Si la ponían en la filmo, no podía. Si me acordaba de buscarla en alguna tienda, no la encontraba y así. Hace un año leí Moteros tranquilos, toros salvajes y me volvió a entrar el gusanillo (Ashby sale muuuuchas veces en ese pasionante libro). Pero pasaron los meses y se me seguía escapando.

El otro día acompañé a un amigo a una tienda a comprar pelis. Curioseando aquí y allá (por cierto, vi que estaba Los seres queridos y en una edición chulísima: será mi próxima compra), me topé con Bienvenido Mr. Chance (Being there) y a un precio realmente ridículo (seis o siete euros). La apreté fuerte contra mi pecho.

Cuando regresaba a casa, ufano por el inesperado hallazgo, me choqué con el amigo que me había regalado Moteros tranquilos... y que, por cierto, es gran fan de Ashby. (Este dato es absolutamente intranscendente para la historia, pero me hizo cierta gracia el cierto azar y, sobre todo, enervó aún más mis ganas de ver la película).

La vi con la boca abierta. Desde el principio hasta el final. Todo en esa película es grandioso. Peter Sellers (que es Mr. Chance, tal y como lo había imaginado) Melvyn Douglas (qué gran hombre), Jack Warden (buah), Shirley MacLaine (tan enorme como cuando está enorme)... Los decorados, las secuencias, el montaje, la música... El genio Hal. Y, claro, la historia. Cómo respeta la sutileza del espíritu Kosinski: es divertida, triste, cero obvia, apabullante, con enjundia y fundamento que diría aquel.

Being there es la historia de un hombre aislado que sólo conoce del mundo a través de lo que ve en la televisión. Un día se ve arrojado a la realidad y allí empieza una aventura entre absurda e increíble que en realidad habla de otras tantas cosas. De lo superficial de casi todo. De la facilidad que tenemos a veces para escuchar lo que queremos escuchar, para ver lo que deseamos ver, para encontrar lo que andamos buscando. De lo absurdo de atribuirle a alguien (en este caso perfecto para ese fin: tan blanco, tan neutro, casi inmaculado) lo que uno ansía. Las expectativas, las proyecciones. De lo ridículo de tantas cosas. Como dice uno de los personajes de las películas: "La vida es un estado mental".


Nota a pie de página:

La otra tarde me crucé con Marvin Gaye. Hablaba solo.

7 comentarios:

Cucharadepalo dijo...

Gran película Mr Chance. Desconocía que se basara en una novela. Gran filmografía la de Ashby. Hace muy poco vi Shampoo, en la que Beatty es un peluquero rompebragas que se acaba cansando de su vida…

David dijo...

Tapir, gracias por las recomendaciones!
Hay una parte del blog que me ha retorcido una neurona. Es sobre cómo puedes apuntar lo mágico de un encuentro casual que relaciona tu tesoro recién encontrado, (sabe mucho mejor cuando cuesta tan barato, jajaja), con el amigo que te regalo Moteros tranquilos y la relación con Ashby, y luego plantear las expectativas y las proyecciones como algo un poco ridículo. Seguro que tiene sentido después de ver la película, pero desde mi estado de idiotez actual, el sentimiento mágico de esa apuesta contra nada, a ver si algo pasa o no, la pregunta de si me encuentro con alguién, esto tendrá un sentido, ese juego cósmico de las casualidades... es una de las cosas que más me divierten del mundo mundial!!! y lo peor es que lo de la profecía autocumplida casi siempre funciona....

koveri dijo...

Después de llegar a tu blog de casualidad lo siguiente que voy a hacer es buscar el libro que recomiendas. En cuanto tenga un ratito me sumergiré en esA historia diferente

manuelastur dijo...

Mi historia es parecida pero al revés. Mi padre tenía la película grabada en un VHS y tardé mucho tiempo en conseguir el libro. Qué cosas. Los dos geniales.

David dijo...

Hola, no se si estoy profanando esta casa con un link de un blog de emprendedores, pero mi neurona sigue patinando, y he leído algo que me parece interesante sobre el pensamiento positivo, que es hacia donde me he desbarrado yo, seguramente porque estoy proyectando algo, o ansío algo... Ahí va http://desencadenado.com/2010/04/el-pensamiento-positivo.html

PD. Una parte de Marvin siguió hablando con Tami cuando se fue al valle profundo, y la otra intentó subir otras montañas buscándola. Debiste encontrarte con la primera parte.

el tapir nicanor dijo...

Pobre Tammi
Pobre Marvin

panacea dijo...

Lo bueno de recomendar cosas increíbles e inencontrables, es que regalas esa mezcla de ansiedad-envidia, dejando así el camino libre a la aventura.

http://www.youtube.com/watch?v=AIhXMdf4cag