miércoles, 28 de octubre de 2009

LA PRUEBA DEL DELITO



Siete minutos ventiocho segundos dura In bed with your best friend de At Swim Two Birds.
Ayer la escuché muchas veces seguidas.
Tantas que perdí la cuenta.
O preferí perderla.
Hay cifras que te dejan en evidencia.
Hay cifras que son una evidencia.
Returning to the scene of the crime.
Así se llama el disco.

Releyendo en diagonal Conversaciones con Glenn Gould de Jonathan Cott me encuentro con esta otra evidencia que, por mucho que lo sea, tantas veces se olvida:
"Siempre he tenido algo así como una intuición de que, por cada hora que pasamos en compañía de otros seres humanos, necesitamos estar solos un número X de horas. Pero repito que no sé a qué cifra corresponde esta X: podrían ser dos, siete octavos o siete y dos octavos. Sí que le puedo asegurar que es una cifra que no debemos pasar por alto".


Notas a pie de página:

Buena noticia: película de Wes Anderson al canto. De animación. Basada en un cuento de Roald Dahl para niños. Con voces de George Clooney, Bill Murray y Jason Schwartzman...

Y vaya equipazo el del Regal Barcelona de este año...

2 comentarios:

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Yo ya solo con las chaquetas de pana de Wes Anderson me conformaba...

Charleston dijo...

maravilloso y muy propio, según lo habitual, el dibujo acompañante. me tiene agarrado un momento más largo. la pareja llena de alma que
tal vez añore el crío que nunca tuvieron. esa felicidad que se les fué y ahora les une tanto. unidos en la tristeza. amargo pero unidos