miércoles, 10 de febrero de 2010

EL HORROR, EL HORROR



Ya he dicho una y mil veces que no practico el cine de terror. Por muchos motivos, pero sobre todo por uno bien sencillo: porque me da miedo, provoca la parálisis de mis miembros, me sugiere pesadillas encadenadas y me proporciona noches en blanco. Así que, con la osadía que da el desconocimiento, yo juraría que The Road es una película de terror. No porque se trate de un filme apocalíptico, que sí. No por la angustia que provoca (a mí al menos) contemplar el terrible espectáculo del ser humano reducido a su mínima expresión (la de animal que lucha por sobrevivir, comer, dormir, aguantar, olvidando códigos morales y éticos, obligado a deshacerse de educación y sentimientos, forzado a poner todas sus energías e intelecto en pasar otro día sin importar los medios, sin reparar en daños, como El Pianista, como -de alguna manera- Hijos de los hombres), que también. No. The Road me pareció por momentos una peli de miedo de género (la secuencia de la 'mansión caníbal tardará mucho tiempo en borrárseme de los laberintos del cerebro), de esas que te revuelven en la butaca, que te encogen, que te hacen casi taparte los ojos y gritar varios mudos 'ay, no, no, no'. Han pasado ya algunos días desde que la vi y no me la quito de la cabeza. Tan contenida que resulta aún más desasosegante. Tan fría que la inquietud se dispara. Sobrecogedora y brutal. Pero lo que me vuelve una y otra vez -amén de la perfecta fotografia del señor Aguirresarobe y de la ídem música, as usual, del infalible tándem Cave&Ellis- es Viggo. Viggo que es ira, amor, odio, desamparo, tristeza, derrota, horror, pavor, miedo, piedad, compasión, pérdida, ternura, tesón y qué sé yo cuanto más. Sin rastro de histrionismo. Apabullante.


Nota a pie de página:

Sin hacerle un feo a nadie, el otro día vi que dos habitantes de Lucca se habían enchufado en algún momento a mi blog. Me dio un ataque de contentura. Lucca es uno de mis lugares favoritos del mundo que conozco.

6 comentarios:

molinos dijo...

NO he visto todavía la película. Leí el libro hace un par de años y todavía me dan escalofríos al recordarlo.

Iré a verla.

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Cuando cumplí 30 años, mi novio (que ya no es) me regaló el libro y me dijo "Me acordé mucho de ti leyéndolo". Cuando lo terminé, no sabía ni qué hacer. Casi sigo sin saberlo...

el tapir nicanor dijo...

mylodon
quizá quería decir:
"después de ti, el apocalipsis"
disculpa el humor negro, pero ante semejante despropósito (regalar ESE libro por TUS 30 años y con ESA declaración), sólo me sale mi vena corrosiva

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Jajaja
No,no, sin disculpas. Ante estas jositas, el humor is the answer.

Confieso que a veces aún siento ganas de mandarle un mail resentidillo: "Dejarlo contigo fue salir de un invierno nuclear".

dellamorte dijo...

Como Belen Esteban, el padre que encarna Viggo Mortensen, por su hijo, mata. Tal vez el novio que fue de Mylodon a eso se refería: la novela despertaba en él un instinto de protección.

Yo la vi el domingo en los cines de Manoteras que son unos cines palomiteros, pero muy recomendables. Mis acompañantes eligieron verla doblada, pero también la echaban en V.O. Asombrado me dejó una familia que se sentó en la fila de delante. Al acabar, la abuela confesó que se había dormido desde el principio, y la niña de seis o siete años supongo que quedaría traumatizada de por vida. Cosas veredes...

Hacía tiempo que no pasaba por aquí y da gusto comprobar que el factótum del blog sigue embaucándonos con sus entradas. No obstante, tengo que afearle que no mencione la estelar aparición de ese MARAVILLOSO actor llamado Robert Duvall, máxime cuando toma el título del post de una película en la que aparece ese actor. Nicanor, Nicanor.

violetillarieperlas dijo...

Bueno, yo no estoy en Lucca pero si que estoy bastante cerca, aunque si que he paseado alguna vez por ella.
En el pueblo que estoy estudiando solo tenemos un cine, y solo ponen una pelicula tres dias a la semana, así que si ponen una medio interesante es un milagro, y mañana es uno de esos dias :)

Te sigo con interés y me sigo dejando aconsejar por tí también desde mi habitación carrarina.