miércoles, 3 de febrero de 2010

SUGAR, SUGAR


El otro día hablando con un amigo sobre bizarradas aplicadas a gustos musicales acabamos confesándonos al oído cosas espeluznantes. Me sorprendió en alguien tan joven tanto osado desprejuicio y tanta desarmante sinceridad. Normalmente, a uno le cuesta unas pocas décadas deshacerse de prevenciones, vergüenzas y manías heredadas. Por la conversación desfilaron, sin orden ni concierto, Billy Joel, Eros Ramazzotti, Nicola di Bari, Fiordaliso, Rino Gaetano, Aute, Duncan Dhu o Rod Stewart. Él fue un poco más lejos y dejó caer un Lalo (Rodríguez) y un José Luis (Guerra). Yo hoy quiero confesar mi amor incondicional por los hermanísimos Carpenters. No sé si son horteras, bizarros, simplemente cursis, o nada de esto. Tampoco sé si con semejante introducción procede hablar de los Carpenters (a quienes, por cierto, Kings of Convenience les deben alguna que otra cosilla). No lo sé por dos motivos. Uno, porque mi gusto (en materia musical, en concreto, pero en casi todo lo demás, también) es más que heterogéneo. Y dos, porque no entiendo mucho de etiquetas (trato de usarlas sólo para cuando pongo la lavadora). Así que acaba de salir un disco con los cuarenta grandes éxitos de este dúo dinámico y a mí no puede sino parecerme maravilloso. Dosis de azúcar que matarían a un diabético. Más almíbar que en los Osos Amorosos. Y una blandenguería que haría las delicias de los habitantes de la Casa de la Pradera. Pero no lo puedo evitar: me encantan. Desde ese aspecto tan de californianos bueninos de los setenta hasta esas voces tan asquerosamente afinadas, sin olvidar los arreglos tan bonicos y los coros angelicales.

5 comentarios:

Elena dijo...

Tapir,a mí de siempre los Carpenter´s me encantan aunque suenen a pura glucosa.Y a pesar de la tristeza oculta de Karen con su anorexia que la llevó a la muerte;había mucha oscuridad detrás de esa apariencia feliz,supongo.
Pero sonaban tan bien,tan bien.
Sí,sí,reivindiquemos a los hermanísimos.

la señorita rottenmeier dijo...

...Honey Honey
A mi me gustaban Wilson Philips, no te digo más.
Siempre habrá alguien más cursi y pasteloso que tú.

el brigadier dijo...

La voz de Karen Carpenter y su desdichado destino me enamoraron desde mediados de los ochenta (el desencadenante fue un estrenos tv que contaba su vida, y que me dejó un domingo llorando a todo párpado, que diría Santi Lorenzo).

Sin embargo, no me parece tan bizarro, y sí bastante cool. Acuérdate de la canción Tunic (song for Karen) del Goo de Sonic Youth.

De hecho, hay un recop homenaje con bastantes figuras del indie yanqui. Yo sólo he podido escuchar la versión que hacen SY del "superstar", y es la polla. ¿O no? http://www.youtube.com/watch?v=Y21VecIIdBI

Dani dijo...

Hola, ¿qué tal?

No sé a santo de qué viene tanta historia. Los "Carpenters" son un mito del pop y punto. Ni "bizarrada", ni "cool" ni ostias en vinagre. Y a mí, eclecticista confeso desde que nací, no me costó nada de nada aguantar miradas "raras" desde que era un adolescente por tener entre mis gustos, y todos juntitos, a gente como este dúo, codeándose con otras cosas, digamos diferentes, como por ejemplo, ¡yo qué sé!, los primeros "Gehenna"... Y tan tranquilo.....

Un saludo a todos.

Charleston dijo...

Me ha dolido lo de los Duncan Dhu. Vale, reconozco que no es difícil comprender ese punto de vista. No es difícil pero me siento en deuda con ellos y su magia. Lo que ha hecho después solito Diego Vasallo que merece, creo, detenerse en ello