lunes, 2 de febrero de 2009

LA TEORÍA DE LAS CONJUNTOS



El señor Springsteen provoca aquí (no sé en el resto del mundo mundial) reacciones de lo más adversas: o se le odia o se le ama. La cosa se divide en dos conjuntos, perfectamente separados, y que en ningún caso, entran en intersección. A saber:

Conjunto A: compuesto por los seguidores acérrimos del Boss. Suelen tener de treintaypico para arriba. Normalmente el disco de Bruce es prácticamente el único que se compran al año y normalmente los conciertos del Boss son los únicos a los que van. Carecen de sentido crítico para con su ídolo.

Conjunto B: formado por gente que consume habitualmente música (normalmente independiente -leáse desconocida para el gran público-). Están a la última y no toleran que 'sus' grupos entren en las listas de ventas. Normalmente si osas afirmar ante ellos que Springsteen tiene grandes discos, enarcarán la ceja (izquierda, derecha o ambas, según sea su dominio de dicho arte), su rostro se tornará gélido y harán gala de un catálogo de gestos que pasará del estupor a la indiferencia o la burla terminando con un despectivo aire de superioridad. Y todo esto, y habitualmente, sin gran conocimiento de causa. Habrán escuchado poco o nada de Bruce, defendiéndose con un lacónico y lapidario "no me interesa". (Pero, curiosamente, y ante la prueba de poner a estos sujetos del grupo B a escuchar -por la fuerza, claro- el Nebraska, el 90% de ellos se arrugarán en el sofá hasta casi desaparecer, y, finalmente, musitarán en un inaudible hilillo de voz: 'bueno, no está mal').

Ni tanto, ni tan calvo.

No pertenezco a ninguno de los dos grupos. Poseo no menos de cinco discos de Springsteen, considero que este tipo tiene álbumes intachables y otros infumables, le he visto dos veces en directo (una, inolvidable, hace años en Gijón; y otra, olvidabilísima, en el Bernabeú este verano) y no soporto a Clarence Clemons. Así que libre del fanatismo de los primeros y de los prejuicios de los segundos, diré que el último disco de Bruce, Working on a dream, me ha parecido un poco chuchurrío. Sí, vale, tiene un par de temazos. Venga va, tres. Pero falta energía e imaginación. Es un poco 'déjà vu, déjà écouté'. Después del potentísimo Magic, uno se esperaba algo más. Ahora, qué chulas las sesiones de grabación que aparecen en el dvd de la edición bonita del disco (y, atención, al surtido de tocados que exhibe Bruce).


Notas a pie de página:

¡Cómo se parece Jason Butler, el malo malísimo de El intercambio, a Stephen Morris, el batería de Joy Division!

Qué bien que ayer arrasara Camino, y qué bien que ayer arrasara Nadal (a pesar de los lagrimones del suizo -ah el héroe al que los dioses del Olimpo le retiraron la gracia- y a pesar de que el partido fuera bastante más aburrido que la semifinal Verdasco - Nadal).

9 comentarios:

molinos dijo...

A ver. Yo soy fan de Bruce, pero tengo mucho sentido crítico. El ultimo disco es malillo y Magic tampoco me fascina. No todo lo que hace me parece estupendo.

Voy a verle siempre que viene. En directo es espectacular, pero también tiene conciertos mejores y peores. El del Bernabeu fue malo, el sonido era horrible y hubo demasiada " atención al fan". Aún asi sigo yendo..siempre me gusta.

He visto a los rolling, a Dylan, a Leonard Cohen, a Van Morrison y a un montón de ellos más..incluso varias veces...pero ahora mismo solo repito por Bruce.

Coincido contigo en que hay cantidad de gente que le desprecia sin haber ecuchado nada..o solo el Born in the usa...en fin como todos tiene grandes temas y otros que son una mierda.

el tapir nicanor dijo...

sorry!
como en toda generalización, siempre hay excepciones
y como toda generalización, siempre se cae en el tópico
pero es que si no, no podía desarrollar mi teoría de los conjuntos... ;-)

La Rata Marcelina dijo...

cuando la rata vio a bruce
en la gira del 87 -tunnel of love-
un profesor de la quinta del boss le preguntó:
¿qué hace una rata tan joven como tú en un concierto como éste?
sin duda el profesor vio a la rata
de otra generación

me dejáis perpleja con vuestras observaciones
hablando del 'magic' y del mítico concierto de gijón...

para míticos los conciertos
de las giras de los 'borns'!!
(born to run
born in the usa)

que alguien escuche esos discos,
sublimes y maravillosos:
energía y emoción
reales como puñales
clavaditos en el corazón

¡y olé thunder road!

'show me a little thing
there's magic in the night
you ain't a beauty but hey you're alright...'

(estupefacta quedé
al leer la crónica del bernabéu
¡el concepto y repertorio -por lo menos del fin de fiesta-
eran idénticos a los de aquella gira del 87!
acabáramos!!)

el tapir nicanor dijo...

a ver rata:

que los discos buenos buenos de bruce son efectivamente los borns, y el river y tal, sin discusión

yo sólo dije que magic recuperaba precisamente un poco de ese bruce

en cuanto al concierto, es que eres una rata viejunísima!!!!!

molinos dijo...

Yo también estuve en el 87...y fue increible ese concierto.

Rata..el concierto del bernabeu no fue malo por el repertorio que fue increible, es que el sonido era de música ratonera en un garaje. Eso fue lo peor.

Aun así..spirits in the night fue increible.

Tapir..me parece perfecto que desarrolles la teoría de los conjuntos..para eso estan los blogs para elaborar teorías. :)

ah..y me voy a Valladolid a verle..again..y ya van 12 o 13 creo.

Serafina dijo...

It`s hard to be a saint in the city,Jungleland, Candy`s room,Hungry heart,Bobby Jean,...., por escoger una de cada LP hasta Born in the USA. Lo escuché hasta la saturación, y también lo vi en el Calderón (pero creo que fue en el 88,...mi primer concierto. Después nada,...,algo se había terminado. Alguna que otra vez me ha pillado por sorpresa alguna canción de entonces (thunder road,..) y me he sorprendido cantándola del tirón en voz baja. Reconozco que ahora me da un poco de pereza.

el brigadier dijo...

El problema de tu teoría, tapir, es que esos conjuntos son demasiado disjuntos y así, un integrante del conjunto a, como Molinos, sufre al verse incluido en tan fundamentalista grupeto, y un integrante del b, verbigracia muá (dado que definitivamente no soy a, no tengo ningún disco de Bruce y no me despierta interés alguno su carrera musical, luego debo ser b), pues tampoco me hace gracia verme retratado en un conjunto tan elitista y esnob como el descrito.

A pesar de todo, he estado en dos conciertos de Bruce. Uno, en el Calderón, hace la tira, donde me colé enfundado en un peto de Dr Music. Otro, invitado, hace dos o tres años, en la Peineta. Los dos larguísimos, no se acababan nunca, especialmente el segundo. Yo es que flipaba: un tipo con más años que un bosque sin parar de corretear y dar saltos durante cuatro horas! Todas las canciones me parecían iguales. Me costó media hora encontrar a alguien con papel de fumar. Había familias enteras siguiendo el concierto. Era Bruce pero podía ser el Papa.

Bruce tiene bonitas canciones (sí, Rata y Serafina, thunder road lo es) y más de un lp competente pero no puedo quitarme de la cabeza que encarna lo mejor y lo peor de la cultura yanqui: capacidad de conmover a través de la épica, y un desmesurado concepto de sí mismo que le aúpa como salvador y redentor del universo.

La Rata Marcelina dijo...

ay, malditos europeos
cuán descreídos somos
los yanquis sí que se lo creen:
su épica su canto y su todo

¿alguien vio el reportaje de la2?
salió el brús en el estudio de grabación
(o establo diría yo
-que allí debía oler a cuadra de gran espesor-)
con sus secuaces la i-strit-band
-tós sudaos, semanas sin duchar
eso sí que es rocanrol-
hablando de sus canciones
con hondura y sinceridad
y aunque nos entre la risa
porque somos muy sofisticados
ahí estaba el tío
defendiendo su negociado
con soltura y emoción

no sé hasta que punto
se pensará 'salvador'
sólo sé que su sobaco
huele a güoper matador

Harry Powell dijo...

¿Cuál es el sonido de Springsteen? ¿El épico Born to run, el acústico Nebraska, el folk de Peter Seeger Sessions, el más comercial Born in the USA y Tunnel of Love? La reflexión no es mía, la leí en Lorito y coincido con ella, me quedo con lo mejor de todas, incluida Born in the USA, la más anti imperialista de las canciones usada por un imperialista en su campaña electoral...

El nuevo disco me parece flojo, salvaría Outlaw Pete (¿¡acusada de plagio por Kiss!?, reconozco parecido, pero plagio suena fuerte), Working on a Dream y la "roy orbisoniana" Surprise, Surprise. El Magic me pareció también un poco flojo pero coincido que volvió a ser un poco el Bruce de antes.

He visto a Bruce 6 o 7 veces, lamentablemente me perdí el del 88 (no fue en el 87), estuve en el Bernabéu y efectivamente fue un desastre sonoro, no de repertorio. Iré a verle este año y siempre que venga por estos pagos. Springsteen pertenece a esa clase de artistas que hace que sus conciertos puedan ser inolvidables en un alto porcentaje, respeta a su público al máximo, consciente del esfuerzo (económico y de tiempo) que hacen / hacemos por ir a verle, cosa que otros (el soporífero Lou Reed o el arisco Van Morrison) se pasan por el mismo forro de su chequera.

¿A qué conjunto pertenezco? Me apunto al de molinos.