lunes, 17 de noviembre de 2014

A BUEN HAMBRE, NO LE MIRES EL DENTADO



Como buen tapir descerebrado amante de lo absurdo que soy, para mí leer el periódico es un auténtico goce para los sentidos. Hoy me ha saltado a la cara esta frase dicha por un sanitario: "Igual que tiene mucha edad, tiene mucha naturaleza" que es un poco el gallego "Como te digo una cosa, te digo la otra" en versión médica. La frase en cuestión pertenece a una noticia sobre la Duquesa de Alba y su evolución ante la medicación que le están administrando a la aristócrata inmortal.

"Igual que tiene mucha edad, tiene mucha naturaleza" es una frase maravillosa, mágica, trufada de esa cosa que cada día defiendo más que es la incoherencia; una frase en la que uno se podría detener un día entero a reposar la agitada cabeza sin poder parar de hallar significados a cual más poético.

Pensadlo bien... ¿No os gustaría que en algún momento, a ser posible en vida, dijeran de vosotros "tiene mucha naturaleza"?

¿Es naturaleza sinónimo de carácter? ¿Cuando se van cumpliendo años, se seca la savia y, por lo tanto, se pierde naturaleza? ¿Quiere esto decir que la Duquesa de Alba es de naturaleza estirada y que, como consecuencia de esto, la muerte la respeta? ¿Quiso decir naturalidad en vez de naturaleza, y lo que quería expresar es que su mucha edad la había familiarizado con la muerte? ¿Son sus pulmones un ecosistema forestal?


En cualquier caso, esa forma de usar ahí naturaleza me parece deliciosamente dieciochesca, siglo en el que la vampiresa Duquesa debió dar sus primeros pasos. Aunque también es cierto que, a tenor de las muchas cosas que se dijeron cuando la fallida epidemia de ébola, debe ser un estilo propio de los galenos. Un 'se puede morir ahora mismo, aunque puede que viva otros cien años' o 'tiene una cara que parece Tutankamon, aunque esas mejillas tersas son signo inequívoco de lozanía'. Nunca sabe uno si ir mirando ataúdes o comprarse un Predictor.

------
Y leyendo hoy otra noticia sobre besos y bacterias, parece que son ustedes, humanos, la única especie en besarse con lengua, razón por la cual intercambian ingentes cantidades de bacterias en cada uno de esos largos ósculos. Así que mi consejo de hoy es que ya que van a besarse y a intercambiar toda esa cantidad de bichitos repulsivos, háganlo con ganas, con pasión, con cuidado, con tiempo y con mucha saliva.

No hay comentarios: