sábado, 16 de mayo de 2009

BORN TO BE WILD


¿Por qué La puerta del cielo de Cimino (1980) supuso el fin de una era en Hollywood -la que se inició con Bonny and Clyde (1967) y la última en la que hacer cine allí fue realmente emocionante-?
¿Qué significó Tiburón para la industria del cine?
¿Se volvió realmente loco Coppola durante el rodaje de Apocalypse Now?
¿Cuántos gramos de cocaína a la semana llegó a consumir Paul Schrader?
¿Estuvo Denis Hopper a punto de quemarse vivo en su cama?
¿Quién dijo: “La guerra de las galaxias barrió con todo. Lo que ocurrió con esa película se parece a lo que hizo McDonald’s cuando se consolidó: la gente olvidó el sabor de la buena comida”?
¿Se quedó en cincuenta kilos Martin Scorsese durante el proceso de Toro Salvaje?
¿Fue Cybill Shepherd la responsable de acabar con la carrera de Peter Bogdanovich?
¿Cómo consiguió Linda Blair el papel de la niña de El exorcista?
¿Se follaba Natassja Kinski a todos los directores con los que trabajaba?

La respuesta a estas y muchas otras preguntas está en Moteros tranquilos, toros salvajes de Peter Biskind. Un lúcido, amargo y lisérgico viaje a los años que cambiaron Hollywood. La autodestructiva, orgiástica, emocionante y salvaje epopeya de unos chicos listos -muy listos- que, quizá, y por como acabó el cuento -¡cuántos se quedaron por el camino!-, fueron aclamados como genios demasiado pronto. Imprescindible, porque, qué demonios, ¿a quién no le gusta cotillear?


Nota a pie de página:

Y, para una total inmersión en el planeta Hollywood, What just happened? de Barry Levinson, una sátira sobre el mundillo basada en las memorias del productor Art Linson. Un mesurado De Niro, un genial -as usual- Stanley Tucci, un hilarante Bruce Willis y un freakie -también as usual- Turturro.

5 comentarios:

El conejo blanco dijo...

No dejen que los niños se acerquen a este libro.
Menuda apología de las drogas que resulta. Eso, o en realidad lo que ocurrió es que íncubos y súcubos se apoderaron de las almas de toda esta troupe en sus años mozos.
¿Es el Scorsesse del Aviador el mismo tipo que escribió Malas Calles?
¿Dirigió el viticultor Coppola La Conversación? Eso dice IMDB.
Eso sí, Dennis Hopper sigue dando tan mal rollo como el primer día.
Más chismes en Sexo, mentiras y Hollywood, también de Biskind. Carcajadas a gogó con la divina troupe de los Tarantino, Soderberg & co. O la deconstrucción del cine in-dependiente de los 90.
A colocarse y al loro.

el tapir nicanor dijo...

disiento totalmente, conejo
me parece más bien un libro sobre lo chungas que son las drogas y las idas de olla, así en general
de hecho, la tesis que sostiene el señor biskind en sus más de 500 páginas es: 'mirad, como acabaron esos chicos listos y talentosos, por culpa de las drogas (entre otras cosas) y sus derivados: paranoias y delirios'

El conejo blanco dijo...

Rediscrepo, tapir.
Biskind sostendrá eso, pero en mi opinión, lo que se demuestra es que el ímpetu de la energía juvenil y las ganas de experimentar pueden con todo. Las drogas,las locuras y las noches sin dormir fueron parte fundamental del proceso creativo de esta panda. Mira a Paul Schrader, el más pasado de todos, es el único que ha seguido haciendo cosas buenas. La adaptación que hizo de Aflicción hace una década es una maravilla. El resto se purificaron la sangre en Beverly Hills, se dedicaron a vinos, acciones y fundaciones. El sistema que, en su momento intentaron dinamitar desde dentro, los ha engullido.
Y no me parece mal que hayan seguido por esos derroteros, al contrario. Inevitable.
Yo sólo hablo de ellos como creadores. Sin duda muchos acabaron muy malamente.

el tapir nicanor dijo...

vuelvo a discrepar, pero podríamos estar así hasta la noche de los tiempos, y no es plan...

dot dijo...

jajajaajjaajajajaja ajajajajjajajaja
¿un encuentro tapir/conejo? por favor, avisadme. el dot se apunta.