lunes, 30 de noviembre de 2009

CANCIONES INEXPLICABLES



He tardado un poco bastante en comprarme El manifiesto desastre.
Y me ha pasado lo de siempre: que me he dejado abducir por el señor Vegas.
He sacado sus discos y los he vuelto a escuchar todos.
Desde el primero hasta el último.
Iba a hablar del fenómeno Vegas, de las filias y las fobias que provoca.
Pero me parece inútil.
Por inexplicable.
Y porque puedo llegar a entender ambas.
Así que ahí va algo más práctico.
Poco más, muy poco más.
El otro día un amigo me pidió que le hiciera un disco con lo mejor de Vegas.
Me ha costado reducir la cosa a tan sólo veinte canciones.
Por lo prolífico de Vegas.
Por lo indeciso de Nicanor.
Se han quedado fuera algunas grandes, grandes.
Pero ahí está mi Nacho Vegas: The 20 Best Songs.
Todas significan o han significado algo en algún momento.
Sí, tan discutibles como mías.

Seronda:
La primera del Actos Inexplicables (mira que me gusta este disco). Me reduce a la nada. Tan vulnerable, tan quebradiza.

El angel Simón:
Una de esas películas con su principio y con su final, bien tristes y bien sentidas que Nacho cuenta tan bien.

Noches Árticas:
Mantra lisérgico. Anocheceres atrapado. Ahí. Debería durar quince minutos más. Por no tener que bajar, ni salir, ni regresar.

La Plaza de la Soledá:
"¿Quién me habrá robado el sol que hoy no siento su calor y las ropas que cubrían mi piel han tornado desnudez?"

En La Sed Mortal:
Inmensa canción río. Te lleva. Frases para la eternidad. "Perdón por mis pies siempre fríos, por la noche pasada, y por la otra, y por aquella también".

El Salitre:
La he debido escuchar una y mil veces. Y siempre me resulta igual de emocionante. Me suena a himno. Cómo entra el estribillo... "Llegando aquí, ¿qué más nos puede pasar?"

Etcétera:
"Nadie a quien amar es nadie a quien dañar. Etcétera. Morirme de sed, más por una vez, nadie muere a mi lado".

Cancion De Palacio #7:
Creo que sigue siendo mi favorita de este tipo. La delicadeza, los silencios, la voz tan pegada, las pausas, el silabeo...

En La Ardiente Oscuridad:
Baile pegajoso, obsesivo, adictivo, sucio y oscuro. Una bajada a los infiernos. Cerrar los ojos y dejarse hacer. Destila emociones primarias.

El hombre que casi conoció a Michi Panero:
Temazo indiscutible. Vegas 100%. Empieza lastimera y prosigue juguetona, rítmica, pegadiza. Letra sublime, arreglos precisos.

Cerca del cielo (Canción de Juanito Oiarzábal):
Preciosa canción. De ponerte los pelillos cual escarpias. "Ved lo que soy y que el resto no es más que guijarros que caen al vacío".

Ocho y medio:
Demoledora. Una de las canciones de desamor más tristes que he escuchado en mi vida. Un día se la puse a un amigo que nada sabía de Vegas. Lloró.

Autoayuda:
Muy Cohen. Muy hija de puta. "Tal vez no sea hoy, ni mañana, ni al otro, pero bien lo verás, todos un día te olvidarán". Implacable. "Dime, ¿aprenderás a vivir algún día contigo mismo?"

La noche más larga del año:
Extraña y cómoda paz, rara y sospechosa armonía, confortable y contenido malditismo, dulce y asumida derrota.

Días extraños:
Perfecta. Se desliza. Avanza, retrocede, va y viene. Y tú con ella. Y se queda ahí. "Hay días en que valdría más no salir de la cama".

El cazador:
Saqueo a Dylan en toda regla. Glorioso atraco. Enorme como suelta algunos monosílabos. Disparos perfectamente rítmicos.

Va a empezar a llover:
Dejes de la Velvet. Brutal. La épica del estribillo.

Dry Martini SA:
Obra maestra. Un estribillo imposible de sacarse de la cabeza. Cada vez que alguien dice "qué mal", yo canturreo: "Pero qué mal (Nacho, has vuelto a hacerlo mal) muy mal (lo hiciste mal)". Y lo hermoso de: "El aire, el aire. Quererte es intentar atrapar con la manos el aire, el aire".

Detener el tiempo:
Letra en estado de gracia. "No me convenció y fui hasta el reloj de la pared. Si no le doy cuerda, entiendo, lograré parar el tiempo. Se lo comenté a mi hermano y, él mirándome, ¿para qué? me dijo, ¿para qué?".

Crujidos:
La última en conquistarme. "Día uno en pie, comienzo a andar, he de aguantar, lo puedo hacer. El día dos avanza hasta el final y llega el día tres, lo vuelvo a estropear. Así que vuelta a empezar".

9 comentarios:

Esther Martínez Rey dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mylodon Darwinii Listai dijo...

Esto enlaza con lo que dice hoy Nixon en su blog. Lo peor de Nacho Vegas, es sin duda Nacho Vegas, himself. Si no supiéramos nada de su vida personal, el mundo sería un lugar maravilloso!

El conejo blanco dijo...

Se puede y se debe obviar al personaje, ese papelito que se ha escrito, dirigido e interpretado: Me, myself & I.

Hablemos de música, estrictamente.

En mi opinión, como intérprete (cantante), que creo que es su aspiración máxima, resulta de un pretencioso tal, que sus virtudes quedan aniquiladas por los defectos.
El mejor disco de Nacho Vegas es el de Lucas 15. En ese disco las mejores canciones son las que no interpreta Nacho Vegas.

Charleston dijo...

Descubrí muy tarde al bueno de Nacho. Uno no deja de experimentar kla sensación de estar muy cerca suyo al oírle, juntito a su tan enriquecido monólogo interno, de la mano de su subjetivismo. Y se agradece, oye. Intimismo con aire mágico-romántico. Cómo no?
Y puestos a, también se agradecen, señor tapir, sus descripciones multicromáticas

el brigadier dijo...

El que quiera limitarse a conocer mi opinión sobre NV que se vaya al último párrafo; sin casi proponérmelo he parido un turrón que no cabe en la pantalla. Avisados quedáis.

Hace dos o tres semanas. Otro martes. En el circo Price, Madrid. Habíamos acudido a ver al gran Micah Paul Hinson, al fin con banda, Tachenko.
Un amigo, recien introducido en el universo Vegas, me dice:

-Oye, están muy bien las canciones de ese nachovegas que me grabaste.
-Sí, verdad?
-Sobre todo el angel Simón. No me la puedo quitar de la cabeza.
-Esa está muy bien, sí. Pues estaba aquí al lado nuestro, ¿no le has visto?
-¿Cómo?¿Dónde?
-Al lado nuestro. Uno alto, de melena rubia , que estaba sólo. Apoyao en la paré.
-¿El de la chaqueta de cierto pelo?
-Ése.
-¿El de los zapatos de charol?
-El mismo.
-Joder

Joder, sí. Nacho Vegas, artista de contrastes. De extremos. Si fuera futbolista diríamos capaz de lo mejor y de lo peor. En sus discos conviven en armonía canciones excelsas con truños insoportables (de hecho, aunque adoro algunas canciones suyas, jamás de los jamases me pongo un disco suyo entero, sería como comerme una caja de bombones entera, una jartura, vamos). Nunca fue más delgada la línea, ese thin air, que separa lo sublime de lo chusco. Ejemplo de todo esto es la genial "morir o matar", certera disección del sanseacabó amoroso (¡cómo te la dejaste fuera, tapir?), donde tras decir algo indudablemente hermoso como "y tus párpados cayendo se me antojan guillotinas", va y suelta "y te espiaré durmiendo y me pondré a susurrar". No puedo evitar visualizar a Nachete con su melena lacia bisbiseando junto a mi cama y se me para la patata. ¿Un cuento de amor o un cuento de terror? Para Nacho es la misma vaina, y quizás tenga razón. Pero es que, a continuación, fusila una melodía del mismísimo Corcobado y empieza a aullar ese "morireeeee, morireeeeyeyeye, es lo único que seeeeee" que es pelín ridículo...

Acabemos con esto, no fui bendecido con el don de la concisión, de la concreción, de la definición. Pero si hay que mojarse, soy el primero. Y mi veredicto es: nachovegas, tú sí que vales.

el tapir nicanor dijo...

el tapir se relame el hocico porque sabía que esto iba a ocurrir
¿qué tendrá el señor vegas que polvaredas de polémica provoca?

bravo, brigadier
en esencia, firmaría tu turrón

Pablo dijo...

pues a mí me faltaría Nuevos planes, idénticas estrategias!

Y aunque sea trampa, incluiría también su versión de The Stranger, "El extranjero" que es brutal.

Y no incluirías "Blanca" en tu lista Nicanor? será que eso de "Blanca eres tan cruel" es demasiado obvio.

En cualquier caso, grande Nacho!!

el tapir nicanor dijo...

pablo,

tres síes:

la versión del extranjero es grande, sí. a punto estuve yo también de hacer trampas

y nuevos planes, idénticas estrategias, pues sí, también

y sí, blanca era demasiado obvio

1600 Producciones dijo...

Tapir: el señor Vegas, canta las mejores crueldades verdaderas. "El salitre" es una joya tremendamente verídica...

"Y te podrán que en el amor ha de haber un vencido...
que en el amor ha de haber un vencededor...
Pero óyeme yo estuve allí
y sé que no hay más que supervivientes..."

Me emociona escribirla solamente.

Saludos mientras avanzo bajo el sol ardiente...