lunes, 16 de noviembre de 2009

PECADOS DE JUVENTUD


La amabilidad y el sentido del humor son dos cualidades que cada vez aprecio más en la gente. Son sintomáticas de inteligencia. De una inteligencia bien entendida.

Hace unos días le leí el punto y final a Barbazul de Kurt Vonnegut, un prodigio de humor, y por consiguiente, de inteligencia.
El amable punto y principio: "Estamos aquí para ayudarnos unos a otros a pasar por esta cosa, sea lo que sea", Dr. Mark Vonnegut, M.D, (Carta al autor, 1985).

Reconozco con vergüencilla que hace muchos años leí Matadero 5 y no me pareció nada del otro mundo. Así que dejé al señor Vonnegut un tanto apartado de mis preferencias literarias. Tiempo después, bastante si la memoria no me falla, leí Un hombre sin patria. Y me convertí al vonnegutismo. Qué puntería la de Kurt. Cuando andaba yo absorto en el libro en cuestión, arrepintiéndome de mis pecados de juventud y jurando amor eterno, va mi nuevo ídolo y se muere. Me sentí tan circunspecto como culpable.

Un par de años después -ahora-, alguien me pregunta que si conozco a Vonnegut. Digo que sí -creo que me sonrojo, aún me siento responsable de lo que le hice a Kurt en mis años mozos-. A modo de respuesta, me deja en préstamo Barbazul. Y digo, y aseguro, que me entraron aún más remordimientos, Qué ingenio el de este hombre. Qué forma de disparar, de encadenar frases burbujeantes y para la eternidad. Te da un golpecito en la barbilla, y cuando vas a rascarte, un toque en el hombro, y otro en la nariz, y luego en el estómago, y una vez más en las espinillas. Sin pausa. No hay ni un momento de respiro. Brillante, divertido y chispeante. Qué ritmo. Qué inteligencia.

Padre, perdóname porque no sabía lo que hacía...

5 comentarios:

el brigadier dijo...

Lo confieso: también yo leí hace la tira el Matadero 5 (y otra obra de Vonnegut, Cuna de gato, creo que se llamaba), y me embargó una imprecisa sensación de decepción que sintetizan tan bien las cuatro palabras "no era para tanto".

Ahora leo el texto que confecciona con primor el tapir y me reafirmo en lo que hace años pensé: no volveré a leer nada de KV (no es nada personal, es simplemente que hay demasiado que leer).

Así que me perdonen los vonnegutianos y, en compensación, les ofrezco el nombre de la maravillosa librería que, en Valencia, sacia por igual espíritus y gaznates: http://www.slaughterhouse.es/

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Completamente de acuerdo en cuanto a lo de la amabilidad y el sentido del humor. Como dijo Chrissie Hynde en su última visita a Madrid: "No hay nada que me excite más que un hombre amable".

el brigadier dijo...

Evidente, es etimología pura, ¿cómo no nos va a excitar alguien a quien consideramos amable?

slaughter dijo...

Hola desde slaughterhouse. Gracias por el adjetivo. Esperamos veros pronto por nuestros abrevaderos literarios. Quizás tengamos ocasión de discutir lo de cuna de gato aunque, como tu dices, hay tanto que leer que...

salud

Vigó dijo...

Slaughterhouse 5 fue el gran 'hit' de Vonnegut. Como yo no soy un amante de los hits en los discos (por ejemplo),preferiendo las joyas escondidas en una obra, no me sorprendió sorprenderme con Hocus Pocus, de Vonnegut, que ya es uno de mis textos preferidos. El 16 de Nov. (fecha de este blog), es... pura casualidad... mi cumpleaños. Mi mujer me compró el autobiografico Palm Sunday, siempre de V. Es maravilloso, y una oportunidad para conocer mejor a este fauno, duende, boxeador, militante del buen sentido!
Gracis por el regalo del Blog!
Leyeron a Mother Night? Excelente!