lunes, 8 de marzo de 2010

FOU RIRE




A riesgo de que esto se convierta en el consultorio del abuelito Nicanor, paso a transmitiros la petición de un amigo (lo único que me tranquiliza es saber que esto no ha sido efecto dominó por el post epifánico del otro día: el demandante tiene a bien, juas, no leer jamás este blog. Aún así -qué jeto- me ha pedido que haga uso de él para intereses espurios -el adjetivo está cogido por la pelambrera, pero tenía demasiadas ganas de usar el palabro-). Mi mencionado amigo me dice que utilice este blog como plataforma (en el fondo, qué gustico da eso de que te pidan plataformear, te hace sentir powerful) para preguntaros, doctos lectores, una lista de buenas novelas de humor que hagan reír, pero reír; nada de sonriseto risotto, hablamos de carcajadas, bocaza abierta, ojos llorosos y demás. Una risotada franca e imparable. Lo que quiere mi amigo es hacerse, dice, "un fondo de armario de risa". Luego me acota, os acota a vosotros, la cosa (rollo número máximo de obras citadas, que no sea para epatar, que hayan sido realmente leídas, blablabla). Yo os digo que ni caso. Aquí no hay limitaciones que valgan porque, uno, no es mi estilo; y dos, vosotros -me consta- sois gentes de bien (él desconoce estas dos circunstancias, porque, ¿os lo he dicho ya?, no para por aquí. Aprovecho la ocasión para saludarle: seguro que, ahora sí, (n)os está leyendo, jojo).

Así que aquí va nuestra lista, una puesta en común revuelta, agitada y sin pies ni cabeza (como podréis observar a tenor de la disparidad de gustos y criterios, y de donde se deduce lo subjetivo, personal e intransferible de la risa) de mi amigo, un amigo de mi amigo (que, como diría Objetivo Birmania, esmiamigouhvayalío) y yo mismo. Espero las vuestras.

La versión de Barney - Mordecai Richler

Dos damas muy serias - Jane Bowles

El buda de los suburbios - Hanif Kureishi

Los seres queridos y Noticia bomba - Evelyn Waugh

Dinero a espuertas - P.G. Wodehouse

La leyenda del santo bebedor - Joseph Roth

Una buena idea - Antonio Álamo

El vicario de Wakefield - Oliver Goldsmith

Diarios de un genio - Salvador Dalí

Todo es comparable - Oscar Tusquets Blanca

El mal de Portnoy - Philip Roth

Wilson el chiflado - Mark Twain

Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie - Juan Eslava Galán

Opiniones contundentes - Vladimir Nabokov

Asesinatos S.L. - Jack London

El maestro y Margarita - Mijáil Bulgákov

Ladrones y mentirosos - O'Henry

Un año pésimo y Llenos de vida - John Fante

La conjura de los necios - John Kennedy Toole

Sin noticias de Gurb - Eduardo Mendoza

El porqué de las cosas - Quim Monzó

Wilt - Tom Sharpe

Mi familia y otros animales - Gerald Durrell

La exagerada vida de Martín Romaña y Permiso para vivir (Antimemorias) - Alfredo Bryce Echenique

Una lectora nada común - Alan Benet

El molinero aullador y Delicioso suicidio en grupo - Arto Paasilinna

A la caza del amor - Nancy Mitford

La pesca del salmón en Yemen - Paul Torday

36 comentarios:

La Rata Marcelina dijo...

era 'mal' o 'lamento' el de portnoy??

Serafina dijo...

mi último suspiro.memorias. de Luis Buñuel

dot dijo...

que incluya unos cuantos cuentos de Saki!

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Muy recientemente he llorado de la risa con "Los ilusos" de Rafael Azcona.

Cualquiera de Cunqueiro es la repanocha pero "Historias de aquí e dacolá" tiene momentos de delirio total.

Fuera del mundo novelero y novelesco, recomiendo A LO BESTIA la "Historia de Aquí" de Forges, los tres primeros tomos son insuperables (aunque realmente difíciles de conseguir).

Gog dijo...

Pues una muy reciente:

El lamento del perezoso, de Sam Savage

Y mirando hacia atrás:

Locos, de Felipe Alfau
El buscón, de Quevedo
La conjura de los necios, de Toole
Caterva, de Juan Filloy

Y aunque no son novelas:

Diario, de Jules Renard
Aforsmos. de Lindenberg

el cónsul honorario dijo...

¿La leyenda del santo bebedor es un libro de risa? Qué risa. Sí que es personal esto de la risa. Pero añadamos a la lista, que este diplomático ha estado esta tarde organizando sus librines y se ha encontrado con algunas cosas. Aunque seguro que a más de uno algunos de estos libros de risa no le provocarán ninguna:

“Cuento de hadas en Nueva York” y “Un hombre singular”, de J. P. Donleavy
“El misterio de la cripta embrujada” y “El laberinto de las aceitunas”, de Eduardo Mendoza
“Cándido”, de Voltaire
“Que se mueran los feos”, de Boris Vian
“Naufragios”, de Cabeza de Vaca
“La Celestina”, de Fernando de Rojas
“Trick baby”, de Iceberg Slim
“Hollywood”, de Bukowski
“Ubu rey”, de Alfred Jarry
“Tristam Shandy”, de Lawrence Sterne

Y el de Portnoy era ‘lamento’, ¿no?

Capitán Ruiditos dijo...

Para partirse de risa, propongo todos los libros de Pérez Reverte, de Lucía Etxebarría, de Juan Manuel de Prada, de Angeles Caso, de Ruiz Zafón, de Falcones, de Dan Brown et alii. Por su insuperable sentido del humor al construir sus maravillosas frases y argumentos, por la veracidad de sus personajes, por la agilidad de sus versos, qué sé yo, por tanto derroche de talento y generosidad con sus lectores. Sin duda hay muchos más autores que generan la misma hilaridad, pero yo con estos tengo bastante porque sólo tengo dos ojos. Los releeo a todas horas y en diversas posiciones, y a veces me río tanto que diría que estoy a punto de morir porque no muero, que diría Santa Teresa.

el tapir nicanor dijo...

gracias a todos
gracias gracias

¿mal o lamento?
yo lo leí como el lamento, efectivamente
pero creo que ahora es el mal
mi amigo el demandante me corrigió en mi lista, poniendo "el mal"
no lo sé
lo único de lo que estoy seguro es de que hablamos del mismo

capitán ruiditos:
en mi lista de libros de llorar de la risa, hay uno de hace unos años de jesús ferrero (¡qué final más desternillante!) y otro de los últimos de almudena grandes (de principio a fin, qué cosa, qué chiste...)

David dijo...

Totalmente de acuerdo con capitán ruiditos. Otra de sus características es que te acuerdas de haberte reído al leerlos, pero a mí personalmente se me olvidan las 500 hojas de rigor al día siguiente.

Echo mucho de menos los libros de Wilde. Yo suelo reirme mucho con ellos, por muy dramáticos que sean, pero el Fantasma de Canterville, y algunos cuentos como El insigne cohete, El crimen de Lord Arthur Saville, o La importancia de llamarse Ernesto son totalmente para partirse.

Saludos

El conejo blanco dijo...

Una pequeña contribución a la biblioteca hilarante:

1.- "Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer" de David Foster Wallace. Súmenle "Entrevistas breves con hombres repuslivos".

2.- "El arco iris de la gravedad" de Thomas Pynchon (hay que tener buenos bíceps).

3.- "Dinero" de Martin Amis.

4.- "Matemática demente" de Lewis Carroll (homenaje a papá).

5.- "El beneficio de las ventosidades" de Jonathan Swift (gran loa a los pedos). También se admite el "cuento de la barrica" y "una modesta proposición" y...

6.- "Elogio de la locura" de Erasmo.

7.- "Ecce homo" de Nietzsche (¿hay alguna autobiografía más brutal?)

8.- (corrección a gog) Los "aforismos" son de Lichtenberg.

9.- Las seminales "Gargantúa y Pantagruel" de Rabelais.

10.- ¿nadie se ríe, aunque sea por descuido, con el Quijote?

11.- "El clan de los parricidas" de Ambrose Bierce.

12.- "Las ciudades de la noche roja" y "El lugar de los caminos muertos" del escorpión Burroughs.

13.- "Acid House" de Irvine Welsh.

14.- "Ubik" de Philip K. Dick (Servida en práctico aerosol).

15.- Y, aunque no parezca muy normal, no puedo evitar que mi mandíbula se desencaje cuando leo a Bernhard.

16.- Y claro, Saki, por supuesto que Saki.

el cónsul honorario dijo...

Conejo, tiene toda la razón con el Quijote, un descuido imperdonable (a añadir las "Novelas ejemplares"). Y comparto la perversión Bernhard, que no me atreví a incluir en mi lista. En cambio, "El arcoiris de la gravedad" me parece demasiado, mejor "Vineland", que no hay que estar tan cachas.

Por cierto, que ni siquiera usted ha incluido a Updike.

el cónsul honorario dijo...

Disculpen que sea tan pesado; me ha venido de repente y tenía que incluirlo: "Las aventuras del valeroso soldado Švejk", de Jaroslav Hasek.

Elena dijo...

Delicioso suicidio en grupo es de ARTO PAASILINNA,no de Nancy Mitford.
Saludos.

El conejo blanco dijo...

Sr Cónsul, admito que Vineland es de más fácil digestión (ese protagonista que es un Lebowski avant la lettre se sale por todos lados) pero "el arco iris" me parece su obra maestra.

A Updike le tengo manía, lo siento. Me parece un viejo verde narcisista.
Aunque reconozco que no lo he leído demasiado.
Lo mismo vale para Philip Roth.

el tapir nicanor dijo...

elena:
gracias
mea culpa
corregido queda

conejo y cónsul:
vineland tampoco es para partirse el nacle, ¿no?
y updike, sí, es un poco pesadín, ¿no?

el cónsul honorario dijo...

Tampoco tengo mucha estima a Updike, Conejo (y Tapir), sólo lo nombraba por la coincidencia entre el apodo de su personaje más celebre y usted mismo. Una gracieta, vamos.

Por otra parte, el arcoiris me superó, pese a poner toda mi buena voluntad y reírme ocasionalmente (pero son 1200 paginazas). Sin encambio, Vineland sí que es para partirse la caja de continuo, Tapir. Este diplomático lo recuerda despoyándose (¿se escribe así o con ll?)

el tapir nicanor dijo...

Cónsul:

creo que el conejo del conejo es más carrolliano que pynchoniano

en cuanto a Vineland, yo me reí al principio, con más fuerzas que ganas, y al final ya me aburrí en cantidad, tanto que me saltaba paginetos sin parar y utilizaba el respetable volumen para esconder entre sus hojas lecturas más frívolas y prohibidas, juju

despollarse es con elle, por lo de polla y tal. quedarse sin polla, aunque igual si te partes la polla apoyándote en un poyato, la cosa pueda resultar ambivalente

el cónsul honorario dijo...

Tapir:

Quiere decir usté que el Conejo Blanco es más carrolliano que updikiano. Y dada la antipatía del Señor Conejo por Mr. Updike, es lógico que se encuentre más cerca del Sombrerero Loco. Mismamente como este diplomático (por cierto, que no hemos incluido aquí las dos Alicias).

Siempre dudo entre polla (me viene la hembra del pollo) y poya. Misteriosamente, ninguna de las dos transcripciones del palabro me evocan el objeto real. De ahí la confusión, que espero que no me lleve a perder el miembro, pese a que a mi provecta edad poco uso le doy.

El conejo blanco dijo...

tapires y cónsules, dicen verdad. Aunque no sé si lo del sombrerero loco es precisamente un halago...
Me incluyo entre los que se parten el orto con Vineland. Cuestión de gustos.

También me ocurre como al cónsul, cuando escucho polla no puedo evitar acordarme de las pollas de agua que habitaban el río de mi infancia. Gran desconcierto cuando descubrí después su popularísima acepción.

El conejo blanco dijo...

Cierto, falta mi perseguidora en la lista, pero "matemática demente" es un festín de desvaríos algebraicos por cortesía de mi mentor.

Prologado maravillosamente por Leopoldo María Panero, por cierto.

epifanía dijo...

habría estado bien incluir dentro de los listados una clasificación por tipo de risa, no vaya a pasar el amigo del tapir de la risa al llanto.
algo sencillo, en escala del blanco al negro.
hay algunos títulos a los que me acercaría con recato.

La Rata Marcelina dijo...

Historia de Epaña
por
fedeguico j. losantos y césar vidal sassoon
(husméenlo en el vips)
humor macabro
abstenerse impresionables.

Pachucha tirando a mal, de don alfonso ussía
imprescindible. un clásico de la feria del libro.

El conejo blanco dijo...

Rata, es que tú estás manejando nombres que juegan en otra liga. Yo los pondría más bien al lado de Lovecraft y Aleister Crowley.

Súmale las obras completas de Pío Moa y ya me dirás si se te descoyuntan los huesos o pasas unas cuantas noches en vela.

Gog dijo...

Conejo Blanco, tienes razón, quería escribir Lichtenberg. Gracias por la corrección.

Aún no entiendo cómo a mí también se me pasó poner el Quijote.

Y la de Toole ya la había puesto el Tapir.

Elena dijo...

Pero esto,¿qué es?.Tapir,la que has montado con tus listas;veintitantos comentarios y va para largo.
Me he reído un montón leyendoos y se agradece.
De nada,Tapir.
Besos para todos.
Y que siga este debate o lo que sea.

el brigadier dijo...

Me he roto el pecho con Bukowski (y con su alterego cubano Pedrohuan Gutiérrez).

Me he descojonado con el Nick Hornby de Fiebre en las gradas y Alta Fidelidad (pero poco o nada con "cómo ser buenos" o "erase una vez un padre").

Me he abierto el cacas con Tom Wolfe y con Hunter s. Thompson y con Irvine Welsh, pero también con los rusos. Con las almas muertas, de Gógol, y con el Maestro y Margarita, de Bulgákov. Los cuentos de Chéjov me han provocado muchas emociones. Entre ellas, la risa.

Me he partido todo el hojaldre con Augusto Monterroso y con Jorge Ibargüengoitia.

He reído a mandíbula batiente con el conocido "El antropólogo inocente", de Nigel Barley, y con el desconocido "Eres una bestia , Viskovitz", de Alessandro Boffa.

Partitura de nacle, hermanos. Salud y risas.

el tapir nicanor dijo...

sí, sí, sí, sííííííííí, SÍ
el antropólogo inocente
SUPERHUMOR

Anónimo dijo...

¿habéis probado con cualquiera de los folletos que edita mensualmente FAES? es de lo mejorcito.

David dijo...

Puff, 28 y a mí se me habían olvidado algunos de mis importantes, El pequeño Nicolás, y dentro del Comic Book (sacando a Mafalda y a los de las tiras, que para esto no cuentan), todas las Quotidianías delirantes de Miguelanxo Prado.

el brigadier dijo...

Joder, coño, portodoslossantos... ROALD DAHL!!!!!!!!!!!!!!!!!!

el cónsul honorario dijo...

¿También metemos comics? Pues Robert Crumb, los Freaks Brothers, los primeros números de Odio, Las aventuras del Capitán Torrezno, Macanudo, Krazy Cat & Ignatz...

el tapir nicanor dijo...

joder, y las tiras de peanuts!

el cónsul honorario dijo...

¡Y toda la etapa clásica de Bruguera!

Charleston dijo...

y camas, de Groucho Marx. yo es que me río mucho con este pavo

Anónimo dijo...

Cuentos sin plumas de Woody Allen (si no te lo lees seguido).

Ion Egúzkiza dijo...

No he sido capaz de leer toda la ristra de comentarios, así que, por si no ha salido aún, "Saga" de Tonino Benacquista: un grupo de guionistas bastante out pariendo una serie con el único lema del productor de "hacer lo que os de la gana, pero que sea barato". El resultado es alucinante.