miércoles, 11 de marzo de 2009

EL MUNDO POR MONTERA


Dragolandia. Jo, qué bueno es el blog de Sánchez-Dragó. Enorme de verdad. Es leerlo y troncharme. Soy fan. Muy fan. Debo tener un extraño sentido del humor. También Gran Torino me pareció divertidísima -hasta que deja de serlo porque hay que ponerse serios y darle a todo esto una profundidad que igual no necesitaban ni el personaje, ni los espectadores-. Pero, de verdad, qué grande es el blog de Dragó. En una de sus entradas ('Confesión ingenua' se llama la joya) dice nuestro amigo Fer: “No entiendo a los blogueros. Me dirán que yo también lo soy. Cierto, lo soy, si por bloguero se tiene a quien escribe un blog, pero me refería a otro tipo de personas. Llamo yo blogueros a quienes comentan por escrito lo que escribe el autor de un blog. Es eso lo que no entiendo". Termina la diatriba sobre lo absurdo de este ingenio (que para mí que le da sus buenos dineritos) con un “Nací hace setenta y dos años. Soy de otra época. Mi mundo no es de este reino.” Mira, como el del señor Kowalski (Gran Torino para los amigos). Igualito, igualito. Los blogueros que para algo son expertos en eso del anonimato en la red y hacen lo que les viene en gana, lejos de arredrarse ante semejante declaración, arremetieron -algunos con grácil ingenio- contra Dragó. Petulante y alguna otra cosa en esa onda le espetaron. Pero... !Oh, hallazgo! Uno de los susodichos lectores de blogs a los que nuestro protagonista de hoy dice no entender le tacha de "egótico". Nótese bien: EGÓTICO. Leáse bien: EGÓTICO. ¿Es o no es un término maravilloso? ¿Es o no un vocablo sonoro? Digánlo en voz alta en sus casas y trabajos: EGÓTICO. Egótico me egotiza. ¿Es o no un insulto contundente y sin parangón digno de figurar en la RAE, en el Casares y en el María Moliner? Egótico. Suena bien. Suena fenomenal. Una fabulosa mezcla entre ególatra y gótico. Y es que Fer es un poco gótico, no porque se gaste lentillas de gato y chalequitos de cuero y botas recontrachapadas, sino porque su rostro empieza a asemejarse al de un vampiro. Será porque su reino no es de este mundo, será por las ferlosianas anfetaminas o será porque es un depredador sexual (él lo dice, yo no invento) que se alimenta de la sangre de muchachas y no tan muchachas. Ay, la carne. Esa que le ha llevado a escribir menos de lo que hubiera querido. Es lo que tiene correr tras las faldas: desconcentra. El tiempo pasa deprisa, ay. Pero, ojo, que Dragó es de lo más exquisito. Nada de chicas con pantalones, que fumen, masquen chicle y tal... Recomiendo leer la lista completa de noes y síes. Delirante. Puede que sea un anuncio encubierto, un aviso a navegantas: si reúnes los requisitos, escribe. Aunque claro, y pensándolo un rato -corto, cortísimo- él no te leerá: nunca lee su blog, ni a los que en él escriben... Qué lío. Pero mí lo que de verdad me gustaría es que el señor Kowalski/Gran Torino y el señor Dragó se encontraran en Barrio Sésamo (puede que su reino sea el de Jim Henson, después de todo) y sustituyeran por una vez a los dos viejunos cascarrabias del palco. Sería memorable.



Notas a pie de página:

Y leed, leed más, leed sobre las alcachofas y los pececillos y su tía. No tiene fin...

Y, claro, el dato: su blog está en la edición digital de El Mundo. http://www.elmundo.es/elmundo/blogs/dragolandia/index.html

3 comentarios:

La Rata Marcelina dijo...

dragón es un ratón
pedante y fantasmón
pero a mi me divierte
porque es un roedor

roe libros y cuadernos
roe a las chicas que mira
-mas dudo mucho que el deseo
se convierta en realidad-
nuestro ya anciano dragón
miente más que parpadea
es un canalla fantasma
pero mola que te mola
verle en la pequeña pantalla
con sempiterna sonrisa
dándole a la matraca

¡cómo se gusta dragón!
¿qué nos escribirá de nuevo?
¿algo sobre himself?
¡pero que olé su'güevos!

qué vida más importante
qué vida más oportuna
la del dragón que vive en soria
en egipto y en osuna
que odia a los españoles
(ver entrevista con quintero en el yotuve, demoledor)
y ama a los señoritas
y a su querido arrabal
además de lo oriental
los gatos y el pentotal
(amén de otros estupefacientes)

nunca pensé que una rata
pudiera glosar a un dragón
tan pedante y gualtrapón

mas de nada me arrepiento
y con esto termino el cuento
de la rata y el dragón

el brigadier dijo...

La lista entera de condiciones que Dragó le pone a su amante/amada:

1.-Que no fume
2.-Que no masque chicle
3.-Que no lleve el pelo largo
4.-Que lleve faldas y medias de las de antes
5.-Que se maquille
6.-Que lleve tacones altos
7.-que tenga labios gruesos
8.-Que tenga unos tobillos/muñecas que quepan en la mano
9.-Que no sea decente y sea tan lujuriosa (al menos) cómo él.
10.-Que sea buena bebedora y comedora.

A ver, que me explique este señor (que a pesar de sus denodados esfuerzos no acaba de caerme mal) cómo conciliar su condición de depredador sexual con tan leoninas cláusulas. Tanto eyacular pa dentro le ha fundido el cerebro. Dragó, lo tuyo se llama pitopausia, búscate a una proctóloga que te masajee la próstata. Eso sí, de muñecas y tobillos finos, labios gruesos bien pintarrajeados, tacones altos, medias de las de antes, etc, etc, etc

Anónimo dijo...

tapir y rata/as geniales as usual...la madre naturaleza sólo me ha dado la facultad del halago, leñes...