jueves, 5 de marzo de 2009

LA CAJA DE LOS REGOMELLOS


Ni fútbol, ni día del espectador, ni ná de ná. Los miércoles vuelven a ser el día grande de la semana laborable. Sólo por una cosa: la tercera temporada de Muchachada Nui.

Así que ahí van mis diez motivos para ser ultrafan de la troupe chanante:

- Por su humor surrealista y absurdo. Es una genialidad absoluta que alguien piense esas chorradas, y encima las escriba, y encima las ruede, y encima hagan gracia

- Porque ahora cuando veo a celebrities, mi juicio se nubla. Y ya no veo a Bono, ni a Cindy Lauper, ni a Madonna, veo a Joaquín Reyes caracterizado como ellos

- Porque ya era hora de que alguien usara referentes de los 80 en adelante: Los Goonies, Bunbury, Björk, Lynch...

- Porque han acuñado términos sin los cuales la comunicación sería ya mucho más complicada (viejuno, por supuesto; pero también asobinado, guacheras, regomello, tunante, tontuna)

- Porque desde Faemino y Cansado, el mundo del humor españó era un páramo

- Porque el fuckyou de Karpov, las bolsitas de té de Indurain, el arteartearte de Yoko Ono, el "superñoño, el superhéroe más blando que la mierda de pavo", Enjuto Mojamuto, la cárcel del r&r de Loquillo, la mancha de los Cárpatos de Gorbachov, el Retrospector, la cinta VHS y el cargador de Nokia y todos los aparatos que hablan -¡esas voces!- y....y... y... son ya clásicos. Es pensarlos y me troncho

- Porque se lo pasa uno en grande comentando los capítulos y porque rápidamente se establecen cienes y cienes de links con gentes que acabas de conocer

- Porque hacen lo que les da la gana y lo hacen en la 2 de la Española (un poco de agitación en la aburrida, gris y patética parrilla televisiva). Hasta salen en la gala de los Goya y -lejos de acoplarse al discurso academicista o de rebajar sus dosis de chanantismo irreverente- siguen siendo ellos, riéndose de todo

- Porque no tienen sentido del ridículo y sí del gamberrismo

- Por las canciones (después de Vivo con tu madre e Hijo de puta, hay que decirlo más, el Le llaman conejo me ha parecido lo más brillante que he escuchado en meses) y por el grafismo


Lo único malo es el castigo horario...

7 comentarios:

molinos dijo...

Yo añadiría uno mas. Por apostar por internet y tener una web moderna donde puedes ver todos los vídeos una y otra vez.

Serafina dijo...

el capítulo de ayer fue memorable,...cuánta vergüenza ajena cabe en un cofre de CDs de Mecano,....

el brigadier dijo...

El sábado, a las nueve de la noche, en la calle Conde Duque. La Coronela y yo. Fumando durante el intermedio del derby. Aparece él, viste de negro, gorra incluida. Nos dirige una mirada huidiza y sigue su camino.

YO: Viste, no?
ELLA: No. Qué?
YO: Ostia, el peor actor...
ELLA: ¡¿Nicholas Cage!?
YO:...de España!
ELLA: ¿Pepón Nieto?
YO: No, coño. Liberto Rabal.

A continuación se desarrolla una discusión. Que sí era, que no era, que si Liberto Rabal es rubio, que acuérdate de la escena de la cabina...En fín, que ahí más o menos quedó la cosa. Y digo más o menos porque como soy un perro rencoroso y, como buen inseguro, no hay cosa que más me joda que se ponga en duda algo de lo que estoy absolutamente seguro, el día siguiente, en el curso de una riña doméstica de baja intensidad, lo saco.

-Es que tú ayer me dijiste que no era Liberto Rabal Y LO ERA.

A pesar de mi estupidez la cosa no va a mayores. Y ya estamos en paz en el autobús camino del cine Palafox cuando lo avistamos de nuevo. Alborozo en pleno buseto. Está en pleno paseo de Recoletos, con la misma ropa de ayer, sólo que sin gorra.
Pobrecito, me despierta ternura desde que lo vi una lluviosa noche caminando mientras leía ávidamente un libro. Ni siquiera creo que sea tan mal actor, vaya. ¿Y a cuento de qué este megaspeech, diréis. Coño, es que en el episodio de ayer, Enjuto Mojamuto decía estar buscando en Gooogle las entradas que había de Liberto Rabal. Y es que todos somos enjuto, y la vida es más chanante de lo que parece.

PS. Hace mucho, de caza en un campo toledano, otro cazador espetó este calificativo que, con los años y pronunciado con un adecuado acento manchego, ha devenido en totalmente chanante: ¡PICHALACIA!

La Rata Marcelina dijo...

brigadier: atónita me dejas
¿de caza en un campo toledano?
¿de un juez y un ex-ministro
acaso eres compañero cercano?

desface este entuerto
que saber queremos con quien tratamos
no sea que inconveniencias digamos
que a galeras nos envíen

el brigadier dijo...

No querría escudarme en mi juventud, pues joven era, ni en la inquietud por conocer cosas nuevas propia de los veinte años, y que fue lo que finalmente me llevó a aceptar la proposición de otro suboficial que me había invitado en reiteradas ocasiones a pasar un sábado cazando,con él y su cuadrilla, perdices y conejos en un coto situado, efectivamente, en la provincia de Toledo; entre las localidades de Pepino y Cebolla, para ser exactos.

Tampoco querría extenderme en el relato de aquel día. Sí diré que la cosa acabó de modo bastante lamentable. Nos aproximábamos al final de la jornada y estábamos batiendo un monte bajo ya de camino a los coches. Yo regresaba de vacío. La poca caza que me había entrado la había fallado. Avanzaba sorteando rocas y pisoteando arbustos, de manera bastante mecánica ya. A diferencia de lo que ocurría en los extensos sembraos donde perseguíamos perdices, en este terreno abrupto no podía ver a los cazadores que tenía a ambos lados, pero sí podía escuchar su progresión, porque procuraban hacer ruido para espantar la caza que pudiera esconderse en aquel montecillo, principalmente conejos, pero también alguna perdiz que hubiera buscado refugio entre las matas.

Una vez más se me ha ido la mano. Llegados a este punto me pregunto, te pregunto, rata, ¿es suficiente?¿realmente he de seguir?¿alguien lo lee?¿a alguien le interesa?

La Rata Marcelina dijo...

quedas eximido de toda culpa
sea cierto o no tu relato
una cosa queda clara:
te lo has currao de verdad

de todas maneras he de decir
-no me puedo reprimir-
que me quedo con aquel peto de doctormusic válido
como salvoconducto
para un concierto del boss

ésa es, sin dudas, anécdota superior
por incisiva concisa, directa
y de mucho humor

el brigadier dijo...

Respira tranquila, pues, amiga rata. Desde aquel funesto día, ya sólo metafóricamente alzo mi escopeta contra algún conejo u otro pacífico animalillo, como los que frecuentáis estos parajes, por muy comestible que pudiera parecerme.