viernes, 11 de diciembre de 2009

DAME VASELINA



Kurt Cobain dijo de The Vaselines que eran la mejor banda de la historia, sólo superados por The Beatles. Yo los conoci, de hecho, por la versión que hizo el rubiales tristón de la vaseliniana Jesus wants me for a sunbeam. Tuve algún tiempo un disco de ellos en casa. Un préstamo con fecha de devolución. Luego me olvidé y/o nunca encontré nada de ellos. El otro día, Spotify mediante, volví a escucharlos, y me quedé nuevamente pegado. No sé si serán el segundo mejor grupo del mundo. Semejantes afirmaciones me resultan además de muy arriesgadas, bastante reduccionistas y no poco competitivas. Lo que sí sé es que los tipos estos son la hostia. Pero la hostia. Puedo prometer y prometo que escuchar Enter The Vaselines a un volumen considerable me proporcionó una felicidad de dimensiones casi vergonzantes. Aire fresco, fresquísimo. Llamadme esquizofrénico, pero The Vaselines dan ganas de llorar, de reír, de bailar, de emborracharse, de correr, de quedarse muy quieto, de besar. Y todo al mismo tiempo.




Y, como diría aquel, seguimos mirando por el retrovisor. 1990. Y otra obra maestra. Flood de They Might Be Giants. Este grupo, como tantos otros, como tantas otras cosas, me las descubrió un amigo meridional. Y nunca le estaré lo suficientemente agradecido. Este disco, en concreto, tiene algunas de esas canciones que yo, como buen obsesivo, puedo y debo escuchar diez veces seguidas sin dar muestras de cansancio. Y, cada una de su padre y de su madre. La uniformidad, para los que la necesiten. (Leo en wikipedia que hacen geek rock, rock nerd, college rock, pop punk, indie, ¡ska!; y yo digo de las etiquetas lo mismo que antes, que son arriesgadas, reduccionistas y competitivas, y qué que más da). Prueben con Birdhouse in your soul: canción-milagro contra el gris. Palabrita de tapir. Si no quedan satisfechos, les devuelvo su dinero.

3 comentarios:

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Qué grandes los Vaselines. Y qué grande Spotify.
Qué grande incluso el señor ese qué dice lo del disco de "Grendei"!

Yo estoy pasando por tu proceso Vaselines ahora mismo con los Beat Happening (también en Spotify, of course)

El conejo blanco dijo...

Me alegra coincidir con el tapir de tanto en tanto.
Enormes, ambos discos.

Tirando del hilo se llega a Beat Happening, que también eran tremendos.

PS: Y, siguiendo con las conexiones, este fin de semana tocan The Pastels en Madrid. Leyendas en miniatura.

el brigadier dijo...

Los Vaselines y los Pastels eran un rollo parecido: candorosas melodias pop, de producción artesanal, limitadas en ejecución, e ilimitadas en ilusión. Me acuerdo un poco de los Jesus (y de algunos grupos de Sarah Rcds) y me pregunto qué tendrá que ver Escocia en todo esto. Y no sé si es escocés, probablemente, pero me acuerdo de Rolo McGinty y de sus Woodentops y de su sempiterna presencia en las góndolas de discos baratos de segunda mano en la metralleta o en amigos del disco. Y me acuerdo me los Close Lobsters y me acuerdo de McCarthy, que no eran escoceses sino ingleses, y me acuerdo de haber pensado ayer, cuando leí la entrada, que tenía que decir que Teenage Caveman, de los Beat Happening, es la mejor canción pop de todos los tiempos.
Y ahora entra una luz dorada por mi ventana y abajo, en el patio del colegio, juegan las chicas de Corazonistas contra el Agus-ti-nia-no y me acuerdo de prometer no olvidar nunca nunca a los THMBG, los dos Johns y su pop mutante, que teloneros fueron de duncan dhu, ay madre,y, por supuesto, felicitar al arqueólogo nicanor y a mis dos sagaces predecesores en tan placentera y justa reinvidicación. Vivan los tardochentas y su pop para perdedores!