viernes, 18 de diciembre de 2009

DIME QUINCE COSAS QUE QUIERES QUE TE DIGA


- Venirse arriba:
No la uso jamás, pero me encanta escucharla e, incluso, que me la digan. Ese "ey, ey, no te me vengas arriba ahora". Tiene ese punto de chulería justo y necesario en toda expresión que se precie.

- ¡Venga ya!:
Una de mis favoritas. Me gusta especialmente cuando alguien, tras un monólogo sobre la última absurdidad acontecida, cierra el speech con un '¡venga ya!' bien entonado y enfatizado (abriendo mucho la boca en la 'e' y subiendo en la 'g') acompañado de un gesto de mano.

- Te pasas:
Soy fan. Particularmente cuando se dice con sonrisa cómplice, ojillos risueños y cabeza hacia atrás. La modalidad "te pasas vivo" me gusta aún más. Y la cosa alcanza su cenit de perfección (narcisista, todo hay que decirlo) cuando alguien dice de sí mismo: "me paso vivo".

- Tiene su aquel:
Una espléndida manera de decir que la cosa o el sujeto en cuestión podrían ser ni fu, ni fa, pero que, por algún extraño y oculto motivo -o por simple percepción cósmica-, resultan interesantes y atractivos. Irremediable e inexplicablemente.

- Rajar:
Buenísima expresión. Sonoramente es un diez: esa 'jota' ahí bien contundente, colocada justo después del redoble de la 'erre'. Muy bien. Y la idea que transporta -la de la conversación interminable y pancha y enloquecida- es de hacer la ola.

- Partirse el culo:
Esta me encanta. En todas sus modalidades: partirse la polla, el rabo, el nabo, el nacle (último descubrimiento que ahora utilizo SIN PARAR), el pecho... Gráfica y contundente.

- Hacer risas:
La idea de fabricar carcajadetos sugerida en tan peregrina expresión me parece un delirio. También buenísima en su versión "fueron risas", que convierte la risa en un sujeto propio, con entidad y vida independientes.

- Es bien / es mal:
Gramaticalmente incorrecta, y sin embargo, tan palpable y necesaria como sólo las buenas expresiones pueden serlo. Me gusta aún más cuando se exagera: es rebien (es geniaaaaaaaaal) o es fataaaaaaaaaaaal.

- Choteo:
Expresión en claro (¡qué lástima!) desuso que usan nuestras madres. Ejemplo: tu progenitora te llama al trabajo y tú coges el teléfono tragando risas, ella dice: "anda, que vaya choteo que os traéis". Choteo: decidla en voz alta. Qué placer. Chotearse de alguien es ya la octava maravilla.

- Sísísísísí / nononono:
Para la afirmación, poner boquita piñonera y repetir no menos de cinco veces y no más de siete. Para la negación, formar un círculo perfecto con los labios e iterar cuatro veces. Mi profesor de inglés decía que los españoles éramos muy dados a esta retahíla y que para él era síntoma de absoluta oligofrenia.

- Pegar la hebra:
Esta es como de la guerra civil. Yo la oigo y me imagino viejunas de negro en la cola del mercado bisbiseando sobre vidas ajenas. Me da tanta cosica como gustico. Además no acabo de encontrar expresión moderna que indique exactamente lo que sugiere "pegar la hebra". Altamente reivindicable.

- Nena:
La odié mucho tiempo. Entre chicas, siempre me dio como asquillo, pero ahora me hace hasta gracia. Dicho de un mozo a una moza, me puede sonar hasta sexy (según cuándo, cómo y quién; como todo, vamos).

- Fetén:
Otra bien cheli que me apasiona. Ese momento en el que hablas con alguien y tras contarle, proponerle, sugerirle algo, te contesta un escueto: "fetén". No hay más que añadir. Es simplemente perfecto.

- ¿Perdona?:
Para mi gusto, la mejor expresión del mundo mundial para hacer ver sorpresa, alucinación y flipe. Es especialmente estupenda cuando estás contando algo e introduces en medio de todo el climax un sentido ¿¿perdonaaa?? (con la a bien alargada). Golpe de efecto asegurado.

- Ser la monda:
Buenísisisisisima, otra expresión que está cayendo en el olvido y que abogo por recuperar. A mí me suena a Zipi y Zape y -confesiones de una mente peligrosa- a una patata deshuevándose mientras se autopela (juraría que esta imagen pertenece a algún anuncio antiguo de puré de patatas).

2 comentarios:

Mylodon Darwinii Listai dijo...

"Qué buena estás"

Pagaría por escuchar más a menudo esta frase. Tiene un efecto viágrico/afrodisiaco/humorístico sobre mi que roza lo esotérico.

Charleston dijo...

desde aquí se reivindica al gran Josele Santiago como el maestro difusor de las expresiones castizas y populares (sin olvidarse de los Gabinete), muchas se dirían salidas de coplas. más que ganao el puesto: deberías saberlo ya. o te quejabas chaval?, y su ná de ná, aquí te las dan sin guante, salen escopetaos, que cosita delicada, no tengo más ná, estás avisao, en un plis plas, para que quieres más, pero oiga, es que no lo ve? Lo has probado y te ha sabido mal?. hay infinidad de ellas, un mar entero que nos transporta al Madrid más cheli. flipante