lunes, 15 de diciembre de 2008

CONFIANZA CIEGA

Domingo y lunes.
"Buscando un beso a medianoche" y "Somers Town".
Ambas en blanco y negro.
Ambas bendecidas por la crítica.
Ambas independientes.
Salgo de la primera decepcionada.
Salgo de la segunda sin que me hayan convencido.

Los cinco primeros minutos de "Buscando un beso..." me hacen creer en la posibilidad de estar ante una versión modernizada de "Clerks". Error. La película encadena sin mucha gracia tópico tras tópico. Es aburrida, pastelosa, previsible. ¿Lo peor? El parecido más que razonable de la protagonista con Amaia Montero. ¿Lo mejor? Las dos canciones de Overkill River de la banda sonora. Y con eso está todo dicho. ¿Quién dijo que era la mejor comedia independiente en años? ¿Y quién osó compararla con el "Manhattan" de Woody Allen? Un poco de respeto, por favor.

"Somers Town" está bien rodada, los actores están bien y la historia no está mal. Pero no engancha. Carece de emoción. Tiene trucos demasiado utilizados. Es entretenida, por momentos tierna. Sonríes a ratos. Pero es más por el esfuerzo de que te guste que porque algo ahí dentro haga bum de verdad. No se hace corta (tampoco larga), pero debería hacerse breve como un suspiro (dura una hora y once minutos). No es mala, pero tampoco es ese prodigio del séptimo arte que muchos han afirmado ver. Y desde luego no está a la altura, como algún crítico ha insinuado, de "Los 400 golpes" de Truffaut. Otro poco de respeto, por favor.

Salgo del cine con las orejas gachas. Una nueva derrota. Pero sé que lo seguiré intentando. Una y otra vez. La próxima: "My blueberry nights". Mañana. No espero nada. Quizá así encuentre algo.


Notas a pie de página:

Me viene a la cabeza (porque también es en blanco y negro, porque también es independiente y porque tampoco sobrepasa la hora y media), "Temporada de patos". Puede que mi memoria me traicione, pero guardo un buen recuerdo.

Una vez, alguien me dijo que "Bringing It All Back Home" de Dylan era tan necesario como el zumo de naranja en el desayuno. Hoy me tomé el café escuchándolo. Y, claro, he llegado tarde.

2 comentarios:

La Rata Marcelina dijo...

somers town
una vez más vas al cine
con lo leído en la crítica en la cabeza
error error
ay, qué pereza!

vi somers town por casualidad
y ya ves que disfruté
y pasé buenos ratos
los personajes son majos
la historia tierna
y hasta el niño con cara de vieja
te acaba cayendo bien.

aceptamos somers town
como peli de navidad

el tapir nicanor dijo...

error, error, rata
no voy con ninguna idea preconcebida
ni críticas, ni nada
de hecho, las leo luego
de ahí mi asombro
no digo que la película esté mal
sólo que no acaba de emocionarme
nada más
sobre gustos...