jueves, 18 de diciembre de 2008

MY WAY


Nunca he sido fan de Wong Kar Wai. Salvo la mágica "In the mood for love" (incluso con su irritante repetición de escenas de lluvia a cámara lenta), siempre he encontrado al director chino demasiado relamido, esteta, artificioso, impostado, manierista y afectado para mi salud. Todo tan estudiado que termina pareciendo una mariposa pinchada en la pared. Hermosa pero sin vida. Vaya pues por delante que no comulgo con la sensibilidad wongkarwainista.

"My Blueberry Nights" es como una montaña rusa: sube, baja, remonta ligeramente de nuevo, se hunde en los abismos, para elevarse justo al final. Vaya mareo. Y yo sin Biodramina.

Mientras la noria gira, cosas pasan por mi cabeza:
- Wong Kar Wai se gusta demasiado. Como tantos otros directores, se ha flipado consigo mismo y con su universo. Esto beneficia poco o nada la película.
- El casting de actores es malo. No veo los personajes, sólo un desfile de celebrities: Jude Law, Norah Jones, Natalie Portman, Rachel Weisz o ¡Cat Power! Se salva el bueno de David Strathairn, al que como a Michael Caine, resulta imposible hundir.
- Jude Law cada vez se parece más a Jose Coronado
- A Natalie Portman le sienta rematadamente mal el rubio
- Parece que contar una sencilla historia de amor ya no es suficiente. Lástima...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cinco razones -un tanto GAYS- por las que AMO a WONG KAR WAI

- SUS SONADAS BANDAS (SONORAS) SON TAN DULCES ¡arriba ese tema de armónica de Chikara Tsuzuki justo antes de otro de Amos Lee y otro más de Cat Power¡... ¿o me diréis ahora que a nadie le gusta Cat Power?

- UN PUNTO BOLLITO: Me gusta que se sugiera que el personaje que hace Cat Power abandona a JUDE LAW (tan guapo que uff, todo sea dicho) porque le van las mujeres. Hay pocos papeles de bollo. Y de un director chino, ¿alguien conoce alguno?

- Me gustan mucho los BOLLOS de ARÁNDANOS, me gustan mucho las tartas de arándanos y me chifla la combinación tarta-helado fundido. Se habla de propiedades sexuales para los arándanos. ARRIBA ESOS TÍTULOS DE CRÉDITO.

- ESTÉTICAMENTE: WONG sin parangón. Sexualiza a ese icono gay en desarrollo, la WEISZ regalándonos a heteros y gays un mechón que nos encanta. Aunque no nos demos cuenta, Wong hace CHINO, en el mejor sentido de la palabra (rezan las tipografías en el cristal) lo europeo. I love China.

- El tapir me reñirá ("vas al cine a sacar conclusiones??") pero coincido con el MENSAJE final de la película. MI hermana dice que es una película dedicada a PERSONAS A LAS QUE HAN DEJADO recientemente.

Cursis del mundo, uníos. Con Isabel Coixet de capitana wasabi (www.mapofthesoundsoftokyo.com) conquistaremos el mundo!!

Anónimo dijo...

Sólo he visto 2046 y me pareció una brasa interminable. Confundía todo el rato a los protagonistas, además. Las bandas sonoras son bonitas, sí, Nat King Cole y tal. Una vez tuve la ocurrencia de ponerlas en el destacamento y casi me corren a gorrazos. Primavera, me llamaban. A éstos de la moda camouflage lo que les va son la Britney Speed, la Papela Anderson, la Jennyfar Lopa, el interviú en la garita, y el anís Las Cadenas en la cantina. A veces no les entiendo y a veces (aquel día perplejo viendo 2046) no me entiendo. Como dicen los ex-futbolistas: tengo el corazón dividido.

el tapir nicanor dijo...

la confusión entre personajes de 2046 es algo recurrente. cualquiera que la haya sufrido reconoce que ni se enteró de nada, ni fue capaz de distinguir a los protagonistas. parecía una película hecha con los trozos sobrantes de in the mood for love. una especie de "¿os ha gustado? pues toma más de lo mismo, pero peor". en cuanto a las bandas sonoras, me reafirmo: hacer una buena selección de canciones no justifica nada, a no ser que seas dj o tarantino (juas).