jueves, 6 de noviembre de 2008

LA ESPUMA DE LOS DIAS


Este verano volví al planeta Boris Vian. Con un cuentito, el primero que escribió. Para su mujer porque estaba enferma y se aburría. Un relato absurdo y delirante. La edición era bonita. Y me lo regalaron. El título sería algo así como" Cuento de hadas para el uso de personas medias". Pero el gran descubrimiento vianesco estival -cuando ya pensaba que me lo había leído todo de este señor que tan bien me lo ha hecho pasar y que ya se me había acabado para siempre- fue "Cantilènes en gelée", un librito de poemas precioso. Oscila entre la negritud, el descaro, el surrealismo, lo soez y lo tierno. Y tiene frases de esas en las que recostarse unos segundos ("Tú no puedes acordarte porque yo dormía", "La vida está llena de interés/ Va y viene... Como las cebras", "Pedí para mis catorce años/ Una hermana de mi edad", "Y para servir a la patria/ Follarte toda la vida / Eso es la vida"). Este verano, un amigo fan acérrimo como yo de "La espuma de los días" volvió a leerlo. Un chiste, dijo. Este verano, otro amigo, bajo las influencias del amigo de la línea de arriba y la mía, lo leyó. No es para tanto, dijo. Reléelo, me aconsejaron ambos. No pienso. Algunas cosas -tampoco demasiadas- suceden justo cuando tienen que ocurrir. Y no conviene destrozar su recuerdo, ni mancharlas. "La espuma de los días" ocupa un lugar privilegiado en mi memoria sentimental de lecturas. Puede que fuera muy adolescente, puede que fuera muy impresionable, puede. Pero no me importa. Quiero mantener la sensación intacta. El nenúfar, el ratón, Chloé, los objetos imposibles. Y una historia de amor que a mí me pareció la más hermosa jamás leída. No volveré a recomendarlo con tanta pasión (por aquello de las expectativas frustradas), pero tampoco volveré a leerlo (por aquello de que si los santos tienen miembros incorruptos, mis estanterías también).


Nota a pie de página:
Ayer lamenté no ser americana.

6 comentarios:

murcielago ramon dijo...

yo tambien lo lamenté. pero no es envidia sana...ni mucho menos...es mal sana...ellos sienten que forman parte de algo más grande que ellos;

aquí cuesta tanto....

el tapir nicanor dijo...

te juro que yo entendí lo que era el sueño americano

La Rata Marcelina dijo...

la rata viajó en las bodegas del mayflower... y regresó con Lindbergh en el Spirit of St-Louis
singing
'oooh say can you seeee by the daaaawns eeearly niiiight...'

no sean así,
spain mola mazo
aquí vamos con capazo
y nos quejamos de tó

nos mola el buen mogollón
y tomar un chato de vino
y migas con chorizo
y gazpachito andalú

vamos en la misma dirección
hacia la playas de levante
y colapsamos el camino
hasta cuando vamos en vespino

¡qué desatino!
otro traguito de vino
el vecino es un cretino
y mi prima de badajoz

cómo me gusta castilla
galicia y andalucía
euskadi y hasta tu tía
catalana pa más señas

hay algo por encima de todo
el himno nananá
el monarca que nos cuida
y la selecció nacioná

que viva epaña
ra ra ra!!

Anónimo dijo...

la espuma de los días es uno de mis libros favoritos. este verano he descubierto a fleur jaeggy, la conoces?

el tapir nicanor dijo...

investigaré...
fleur jaeggy
el nombre promete

Ambrosius de Königsberg dijo...

Por alusiones. Soy el amigo del amigo del amigo a quien, inmersa en patxarán, recomendastes con pelos de escarpias, la lectura de la espuma de los días.

Yo también tengo brazos incorruptos en las estanterías. Sería indigno ofender su memoria con una vulgar relectura