jueves, 6 de noviembre de 2008

RULETA RUSA


El modo aleatorio del iTunes es uno de esos inventos que me fascinan. Anula tu capacidad de decisión y, por tanto, hace la vida más fácil. A veces, parece hasta tener capacidades adivinatorias y poner exactamente lo que dicta el ánimo. Hoy la sesión empieza con Rompes mi corazón de Josele Santiago, un tipo que siempre me parece, por lo menos, bien. El piano de saloon va perfecto para esta tarde que se ha teñido de gris plomo y que amenaza con deshacerse. Le sigue la trotona versión que hace Jarvis Cocker del I can't forget de Cohen. Interpretación incluida en el maravilloso documental I'm your man. A veces me pongo el principio, la parte en la que Leonard habla, sólo para inyectarme un poco de la serenidad que el monje Cohen transporta en su voz lenta, precisa y profunda. Wounder de Burial. A perderse. Y a callarse. Pete Greenwood, The bitter end. Preciosa. Esto sí que es empatía. A beautiful war, de Robert Wyatt del álbum Comicopera. Durante un mes creo que no escuché nada salvo este disco. Una y otra vez. Como entrar en otra dimensión espaciotemporal. Los Planetas, Nunca me entero de nada. "Y mi vida sería más sencilla, si consiguiera explicar lo que pasa. No tendría que estar de rodillas suplicando las palabras. Que las cosas cuando se estropean, es muy difícil arreglarlas". Beastie Boys. Sí, sí, sí. Energía subiendo. Me viene a la cabeza la película documental Scratch. Impresionante. Cuando salí de verla, supe a lo que quería dedicarme el resto de mi vida. Dj Ruin me bauticé esa noche. Buf, la cosa se pone seria: Betty Lavette. Pelos de punta y tal. Triple w: War on war de Wilco, de mi disco favorito, Yankee Hotel Foxtrot. Sólo los he visto una vez en directo, pero lo recuerdo como el concierto del año. Spiders sonó como un misil teledirigido. Nina Simone, otra dama de hey, respect! Micah P. Hinson y su It’s been so long. Parece que Micah ya no mola porque, claro, ahora ya le conocen más de cuatro... A mí me sigue pareciendo una enormidad. Le recuerdo en el Primavera (sólo los muy 'pro' estaban allí, yo de casualidad, no lo voy a negar) muriéndose en el escenario. Literalmente. La próxima es la última. A ver. Set me free. The Kinks. No creo que haya mejor forma de acabar. Lo curan todo. Posología indicada: una dosis semanal.

6 comentarios:

el brigadier dijo...

La otra noche, en la infecta sala Heineken, viendo y escuchando a Micah p Hinson deconstruir su repertorio de manera admirablemente punkarra.
Cuando sonó It´s been so long me acordé del tapir Nicanor, al que imaginé en su atalaya, delante de un libro, mecido por una intachable selección aleatoria de canciones, sublimando su vida cuasi contemplativa a través de textos como éste que, apenas lastrado por la inclusión de un banal fragmento de canción, o por una coda final alusiva al poder curativo de la música propia de un aspirante a redactor de RDL, merecía, a mi juicio, un comentario.

PS.- Y en el colmo del purismo, que tal "Russian Roulette" como título, aquel temazo postpunk de los Lords of the New Church...

el tapir nicanor dijo...

querido brigadier,
leyéndote me he visto a mí mismo como una especie de ser intratable, martirizado por su propia conciencia y aprendiéndose de memoria párrafos del rondelus para soltarlos en el momento más inesperado...

me encantó tu crónica de chris isaak

y ¿cuántas veces has visto ya a micah? (me dijeron que esta vez fue brutal)

y, por cierto, nada de atalayas: estaba en el concierto de mate

el brigadier dijo...

querido tapir,

leyéndome me he visto a mí mismo como un ser pedante y farragoso. Me pasa cuando se me calienta la mano y prescindo del punto-y-seguido. El tono pretendía ser laudatorio, ya ves. Enhorabuena en cualquier caso por el valiente post y por tener tan bien educado a tu ipod.

El concierto estuvo fenomenal a pesar de que se dejó Jackeyed. Era mi tercera vez. Recuerdo perfectamente (no fue hace tanto) la primera. Tú te marchaste en cuanto acabó y te perdiste al futuro clásico, con su pinta de basura blanca, sus gafas y sus horribles zapatillas, deambulando por la mobydick aguardando una grupi, un fan, algo. No se le acercó nadie hasta que fue Batta y le dijo aquello de "De ahora en adelante, uno de los objetivos de mi vida va a ser que la gente conozca tu música". Algo que tú acababas de hacer conmigo, y que yo mismo habría de hacer con bastantes personas a partir de esa noche.

Dices que ahora que somos más de cuatro, Micah ya no mola. No sé que pensar. Nunca he comprendido a los esnobs.

el tapir nicanor dijo...

acabo de ver tu comentario ahora
lo cierto es que no tengo i-pod
es el i-tunes de mi ordenador

y totalmente de acuerdo con el tema de los snobs
pensar que la exclusividad te hace mejor algo es penoso...

Harry Powell dijo...

No fue exactamente así... Le dije que si yo fuera músico, uno de mis objetivos sería formar parte de la vida de la gente así como él forma parte de la mía... aunque quizá de manera incosciente sí he hecho que la gente que me rodea le escuche... ¿Hasta dónde llegará Micah P Hinson? No lo sé, pero sí podremos decir que alrededor de cuatro le vimos en Moby Dick...

Mi sombrero se alza en respeto al tapir nicanor, brigadier y Sammy Davis jr jr

el brigadier dijo...

El Predicador se halla entre nosotros...¡aleluya!

¿Qué será esta vez, Señor?¿otra viuda?